EN EL CEMENTERIO LOCAL

Dolor: familiares y amigos dieron su último adiós para Félix Breppe

Cerca de 100 vecinos llegaron para despedir los restos del hombre asesinado de una puñalada en el corazón, a metros de la Laguna de Los Patos de Río Gallegos. Los sospechosos fueron indagados por la Justicia y trasladados a otras comisarías de la ciudad.

Por La Opinión Austral


El viento y la lluvia que reinaron en horas de la tarde del jueves, en Río Gallegos, no fueron impedimentos para que un gran número de vecinos llegaran al cementerio para despedir los restos de un joven que tenía toda la vida por delante.

Se trata del caso de Félix Breppe, el hombre de 31 años, padre de un nene menor de edad y trabajador del Consejo Provincial de Educación que encontró la muerte tras haber sido apuñalado en el corazón, en un confuso episodio que se registró en la madrugada del martes pasado.

Tal como lo informó La Opinión Austral, el hecho tuvo lugar en inmediaciones de la Laguna de los Patos, a metros de la esquina de Ramón y Cajal y Batalla Puerto Argentino de nuestra ciudad capital y, por el hecho, quedaron detenidos dos hombres: uno de apellido Muñoz y el restante Viggiano.

En la cronología de los hechos, todo empezó en una casa ubicada en la calle José Ingenieros donde unos amigos se habían juntado a compartir bebidas alcohólicas para cerrar el fin de semana largo y, en un momento dado, tras una discusión camino a un kiosco clandestino, se desconocieron.

Aparentemente, Félix se peleó con uno de sus "amigos" y, tras intercambiar opiniones, insultos y golpes, el restante es el que lo terminó atacando con un arma blanca que le quedó incrustada en la zona del corazón.

Luego, los malvivientes se dieron a la fuga. Gracias a la rápida intervención policial, fueron demorados por el personal de la Comisaría Cuarta. El cuchillo se rompió, pero el mango fue encontrado a metros del lugar, en unos yuyos de la laguna antes mencionada.

La autopsia en los restos de Breppe fue realizada en la Morgue Judicial. La misma estuvo a cargo del laureado profesional Francisco Echandi. Según pudo saber este diario, firmó el certificado indicando que el hombre murió de forma violenta a raíz de un "puntazo" que dio en el ventrículo derecho del corazón, provocándole la muerte casi inmediata alrededor de las tres de la madrugada, según indicó el certificado médico elevado a la Justicia.

Tras esto, el Juzgado a cargo de Marcela Quintana y de la instrucción de la causa, caratulada hasta el momento como "homicidio simple", ordenó que los restos de Breppe fueran entregados a la familia para que le den el último adiós.

Desde el entorno de la víctima indicaron a este diario que, "Como familia necesitábamos el cuerpo, como para cerrar ésto. Por ahora el papá no quiere saber mucho más que tener el cuerpo".

Respecto de los sospechosos, estaban alojados en la Comisaría Cuarta hasta la mañana del miércoles. Alrededor de las ocho y hasta las dos de la tarde estuvieron en las instalaciones del Juzgado donde los notificaron sobre los cargos que pesaban en su contra.

Aunque se desconoce si confesaron o no su participación en el homicidio, este diario pudo saber, a través de fuentes policiales consultadas que fueron llevados a diferentes comisarías: Viggiano está detenido en calidad de comunicado en la Seccional Primera en tanto que Muñoz está en la Comisaría Quinta. Ésta decisión se tomó por una cuestión de espacio y seguridad de los imputados en el caso.

En horas del mediodía del jueves, un gran número de vecinos se acercó primero a la casa funeraria de la calle 25 de mayo para despedir los restos de Breppe. Alrededor de las dos de la tarde, una caravana acompañó el coche fúnebre hasta el cementerio para dar el último adiós a la víctima fatal.

Alrededor de una centena de personas, entre amigos, compañeros de trabajo y allegados, llegaron a las inmediaciones de la necrópolis ubicada en la calle Beccar y, luego de una invocación religiosa en la iglesia anexa al cementerio, acompañaron el cajón hasta el último lugar donde descansarán los restos del trabajador estatal.

Con el correr de las horas, con los sospechosos detenidos e indagados, el arma encontrada y la autopsia, para la Policía, el homicidio estaría virtualmente esclarecido y comenzaron a correr los diez días hábiles que tiene el Poder Judicial para resolver el procesamiento o no de los acusados.

En ese sentido, este diario pudo saber que, por ejemplo, sobre el detenido Viggiano pesan antecedentes por denuncias de violencia de género y una de esas causas, que data de años atrás, ya llegó a la Cámara Oral de Río Gallegos.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias