POR UN AMPARO

Municipio de Río Gallegos presentará informe tras el freno de la Justicia a las obras del Centro de Monitoreo

El magistrado Francisco Marinkovic tomó esa decisión luego de hacer lugar a un amparo presentado por Javier Stoessel. El Municipio responderá al pedido de información solicitado. La polémica por esa obra no termina.

Por La Opinión Austral


El intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, no encuentra paz con la obra del Centro de Monitoreo de cámaras. Primero tuvo que cambiar su construcción de ubicación y ahora que fue reubicada en el barrio El Puerto, un juez pidió suspenderla hasta tanto se cumplimente la información requerida en un amparo.

 

 

El fallo del Dr. Francisco Marinkovic, titular del Juzgado de Instrucción N° 1 de Río Gallegos, hizo lugar a una acción de amparo presentada por el Dr. Javier Stoessel, abogado del fuero local identificado con la dirigencia de Cambiemos

 

 

 

Según el texto fechado el 18 de agosto, al que pudo La Opinión Austral es como consecuencia de un pedido realizado al Municipio para que informe sobre determinados detalles de la obra en cuestión y el lugar de ubicación.

 

 

El fallo

“… Admitir la acción de amparo instaurada por Javier A. Stoessel contra la Municipalidad de Río Gallegos, ordenando a esta última que en el plazo de dos días hábiles cumpla con entregar al amparista la información solicitada…”, sostiene en su fallo el magistrado.

 

 

 

Asimismo, decidió una medida de no innovar para “evitar que se siga avanzando con la obra, pese a que no se conoce informe de impacto ambiental, audiencias públicas en razón de estar involucrado el patrimonio histórico y cultural, ni realización de estudios de suelo, desafectación de predio como zona protegida, entre otros aspectos”, expresa.

 

 

 

La iniciativa que impulsa la administración de Pablo Grasso tiene como objetivo llegar a las 20 cámaras y contempla una central de monitoreo que se ubicará en la costanera, lindante a la zona de los predios de la ex YCF, hoy en manos de la empresa YCRT.

 

 

 

Pero los vecinos de la zona, la de mayor valor inmobiliario de la ciudad, presentaron una queja porque les quitaban la vista hacia el agua y entendían que el lugar donde estará ubicado el Centro de Monitoreo es patrimonio histórico de la ciudad.

 

 

 

 

Ante esto, requirieron que se hiciera una audiencia pública.

Poco después, desde el Municipio indicaron que la obra, cuyo valor ronda los 5 millones de pesos y tiene un plazo de ejecución de cuatro meses, contempla un mirador para apreciar el paisaje y que es parte de un proyecto más ambicioso que revalorizará el sector, hoy con edificios derruidos y abandonados.

 

 

 

 

Cabe recordar que en 2017, durante la intendencia de Roberto Giubetich, se había avanzado en un convenio con YCRT para generar espacios de recreación, servicios y turismo en la misma zona en la que hoy se cuestiona la ubicación del Centro de Monitoreo.

 

 

 

 

Ayer, ante el fallo de Marinkovic, este medio se comunicó con autoridades de la comuna local, quienes respondieron que estaban juntando la información requerida por el juez para enviársela

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias