Política y Economía

Se tensa la relación entre el SOEM y la gestión Giubetich

Por La Opinión Austral


Tras rechazar la conciliación obligatoria, extender las medidas de fuerza y pedir paritaria para hoy, el SOEM marchó hacia el Ministerio de Trabajo y el Palacio Municipal. En este último lugar se desparramó basura y se rompió un vidrio. Exigen un 35% de aumento salarial. "Los responsables deberán asumir las sanciones disciplinarias", dijo el intendente Roberto Giubetich.

En Río Gallegos, la semana se inició con las declaraciones del intendente, Ing. Roberto Giubetich, denunciando que identificó una serie de acciones "tendientes a desestabilizarlo".

Apuntó contra el Concejo Deliberante, indicando que buscan desfinanciarlo con el pedido de retrotraer las tasas e impuestos, cargó además contra "algunas dependencias provinciales" que quieren un municipio paralelo y dijo que tiene los sueldos al día, por lo que no comprende las medidas del SOEM.

En este contexto, ayer el gremio municipal llevó adelante otra asamblea entre sus afiliados. Definieron nuevas medidas para reclamar el 35% de incremento salarial, rechazaron la conciliación obligatoria y marcharon por las calles de la ciudad para manifestar frente al Ministerio de Trabajo de la Nación y la Municipalidad.

Los trabajadores ingresaron al Palacio Municipal y se supo que allí desparramaron basura y arrojaron bombas de estruendo que provocaron la rotura de un vidrio.

Resolución

El móvil de "En el Tintero" de Radio LU12 AM680 entrevistó a Pedro Mansilla (secretario general del SOEM) mientras se movilizaban por la ciudad, quien explicó que la asamblea definió "rechazar la conciliación obligatoria (dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación) por maliciosa e improcedente".

Además determinaron "retención de tareas con acciones sindicales hasta el día viernes 22 de junio con base en el corralón de la calle Bark y en los distintos sectores de trabajo"; solicitaron "paritaria para el martes 19 de junio", y manifestaron que el viernes volverán a congregarse en asamblea.

Consultado sobre la no aceptación de la conciliación, Mansilla sostuvo que entienden que el ministerio mencionado "no tiene injerencia, en caso que no lleguemos a un acuerdo, es la Justicia la que debe tomar intervención".

Sucede que en los días en que el SOEM llevó adelante un conflicto similar con el entonces intendente Raúl Cantín, ante un estado de situación similar al de hoy, el municipio acudió a la autoridad laboral nacional y provincial. Por aquel entonces, ambas instancias se declararon incompetentes. Desde provincia se indicó que la Secretaría de Trabajo no participa de la negociación municipal y que no está adherida al Convenio Colectivo de Trabajo Marco que rige los derechos y obligaciones de los estatales.

Desestabilización

Al ser indagado por la emisora sobre los dichos de Giubetich respecto a que hay sectores que atentan contra su gestión, entre ellos el SOEM, Mansilla sostuvo que "el que mejor trabaja para desestabilizarse es él mismo y la falta de compromiso de sus funcionarios".

Recordó que "tiene dos secretarías acéfalas (secretarías de Gobierno y de Obras Publicas no vemos una actitud política superadora" y deslizó que "encima lo que sucede con la economía a nivel nacional no debe ser el mejor momento para generar un acercamiento con un funcionario del Gobierno Nacional".

Luego pidió cordura a la clase política para "sentarse a dialogar con los trabajadores"; "esperemos que mañana (hoy) asistan a la paritaria con una propuesta", recalcó. "Hay una inusitada violencia institucional a la que lamentablemente estamos acostumbrados, les digo a quienes nos critican que violenta es la clase política que hace oídos sordos al reclamo justo de los trabajadores", desafió Mansilla.

En tanto, luego de las acciones sindicales el intendente dijo que "los responsables deberán asumir las sanciones que les corresponda".

El municipio informó que la actividad se vio suspendida hasta tanto las condiciones volvieran a la normalidad y que el personal que debió refugiarse en distintas oficinas y el patio interno pudo regresar a sus puestos de trabajo.

El intendente repudió lo sucedido, a lo que se suman acciones como los daños producidos en la flota municipal y hechos de amedrentamiento y amenazas sufridos por agentes que prestaban funciones, indicaron desde el municipio. "Dado el estado de la ciudad, necesitamos que el personal que quiere trabajar pueda hacerlo. La conciliación pone plazos para que las partes puedan sentarse a dialogar y que esto nos permita accionar para salir de la crítica situación sanitaria y ambiental que estamos atravesando. No se entiende esta escalada de violencia, cuando el agente municipal está cobrando en tiempo y forma y la paritaria aún se encuentra abierta", concluyó.

Por último, la comuna informó que personal policial de Criminalística se acercó al lugar para constatar lo sucedido, tras lo cual elevó la denuncia penal al juzgado de turno

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias