UNA SUPERVISORA DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS LE HABÍA IMPEDIDO VIAJAR

¡Buenas noticias! Luego de quedar varada en Buenos Aires, Nadia Cid, la joven trasplantada bipulmonar, está regresando a Río Gallegos

La joven de Santa Cruz quedó varada el viernes cuando una supervisora de Aerolíneas Argentina le exigió un formulario, que no había sido requerido anteriormente, para poder embarcar. En la tarde de este domingo y tras la colaboración desinteresada de dos jóvenes trasplantados, personal de la obra social y la intervención del ministro de Transporte, Mario Meoni, Nadia está viajando de regreso a Río Gallegos.

Por Belén Manquepi Gómez


Nadia Cid, la joven santacruceña trasplantada que había viajado a Buenos Aires para realizarse un control médico, debía regresar por vía aérea a Río Gallegos este viernes pero la negativa de una supervisora de Aerolíneas Argentina se lo impidió. Finalmente, luego de pasar dos días varada en plena pandemia por coronavirus, logró emprender el regreso a casa.

 

 

La pandemia había impedido que Nadia viaje a realizar el control y fue finalmente esta semana que pudo concretarlo, obteniendo además la buena noticia de una mejora en su capacidad pulmonar que pasó del 58 % al 70 %.

 

Lo que no esperaban ni Nadia ni su mamá Tamara era no poder tomar el vuelo de regreso. La empleada de Aerolíneas le exigió un formulario MEDIF, el cual deben presentar las personas con enfermedades agudas, internaciones o cirugías recientes (menor a 30 días), descompensación o reagudización de afecciones crónicas, utilización de concentrador de oxígeno, inmovilización o embarazo de riesgo. Dicho certificado no había sido exigido con anterioridad por lo que el impedimento para viajar las tomó de sorpresa.

 

 Nadia y Tamara fotografiaron a la supervisora que no les permitió tomar el avión de regreso a Río Gallegos.
Nadia y Tamara fotografiaron a la supervisora que no les permitió tomar el avión de regreso a Río Gallegos.

"Quisimos explicar que yo no necesitaba el papel MEDIF ya que estoy trasplantada hace 1 año y 2 meses casi y llevaba mi papel de alta por mí propio equipo de trasplante", contó Nadia a través de sus redes sociales. No hubo forma de hacerle entender la situación a la supervisora que dejo a la joven y a su madre varadas.

 

 

 

 

"No nos quiso dejar subir al avión mucho menos hablar con alguien más, ni un teléfono, sólo nos dijo que en el libro de queja dejemos asentado. No leyó, parece, de que en mi alta decía escrito por mi propio médico que podía regresar a mi ciudad... tampoco nos quiso dar algo que certifique el por qué no nos dejaba subir", explicó.

 

"Quiero responsabilizar a esta señora supervisora del sector AEROLINEAS ARGENTINAS del día de hoy 15/01/2021 si a mí me llega agarrar Covid-19 estando en la ciudad Autónoma de Buenos Aires", advirtió Nadia.

 

 

Ante la exigencia, este sábado, Nadia y Tamara se dirigieron a la Fundación Favaloro donde buscaron a su médico para que complete el formulario. Si bien no pudieron encontrarlo, ya que este sábado no trabajaba, lograron completar el formulario con otra profesional. Posteriormente enviaron un correo electrónico por el que debían esperar respuesta, con una demora de 48 a 72 horas hábiles, según les había señalado la supervisora de Aerolíneas. Además, debían comunicarse telefónicamente para constatar que hayan recepcionado el e-mail.

 

 

"Son días que voy a estar acá sin ningún turno, la obra social pagándome un departamento que podría usar otro derivado...", lamentó en diálogo con La Opinión Austral.

 

 

Mientras aguardaba respuesta para poder regresar a Santa Cruz, la buena voluntad dio un giro al mal momento. Otra joven transplantada se comunicó primero con  Nadia y posteriormente con el ministro de Transporte, Mario Meoni.

 

 

Nadia recibió un mensaje de WhatsApp por parte de Aerolíneas Argentinas en el que se disculpaban por lo sucedido y le señalaban que no era necesario que presente la documentación que le habían solicitado, atendiendo además al pedido de ubicarla en un vuelo para que pueda regresar a Santa Cruz.

 

 

"Jorgelina Ferreyra, periodista de Mar del Plata, que también es trasplantada me dio una mano enorme junto a Federico Rivero, su novio, que también es trasplantado. Marcos Harris, director de la delegación Caba junto a Miriam Arryola, estuvieron a disposición en todo momento ayudándonos. Gracias a esas personas puedo viajar", expresó Nadia en diálogo con La Opinión Austral minutos antes de subirse al avión en la tarde de este domingo.

 

 

La joven también agradeció a periodistas y  medios que tuvieron la predisposición de colaborar difundiendo lo sucedido.

 

 

Dentro de tres meses, Nadia deberá regresar para su control habitual en la Fundación Favaloro

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias