Mirá los videos

Multitudinaria caravana de gastronómicos y hoteleros para pedir más medidas para trabajar

Dueños y empleados del sector gastronómico y hotelero de Río Gallegos realizaron una caravana por las calles de Río Gallegos. Exigen extensión del horario de delivery y posibilidad de retiro de pedidos en los locales hasta la una de la mañana, pero quieren abrir las puertas de los restaurantes para atender al público porque "ya no alcanza".

Por La Opinión Austral


Los empresarios y trabajadores del rubro de venta de servicios de comidas y hotelería realizan este martes desde las 15 horas una movilización buscando que el sector sea escuchado.

Más de 100 vehículos concentraron en la rotonda Samoré de la capital de Santa Cruz para iniciar una caravana que por distintas calles de la ciudad.

 

 

Paulo Lunzevich, titular de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos, dio a conocer que son 1.000 familias las que dependen de esta actividad económica, al explicar la cantidad de vehículos que se conglomeraron en el acceso al centro de Río Gallegos.

Exigen extensión del horario de delivery, posibilidad de retiro de pedidos en los locales y apertura de los salones para atención al público.

La convocatoria fue a pedido de los socios de la Cámara de hoteleros y gastronómicos de Río Gallegos a la que se sumó la UTGHRA, el gremio del sector.

Paulo Lunzevich pidió la extensión horaria para realizar deliverys y "take away" pero, además dijo que esas dos medidas no son suficientes. También solicitó la apertura de los salones para atender a los clientes en las mesas y pidió una reunión con autoridades sanitarias "para pensar juntos un plan de retorno" a la actividad.

Auguso Baez, titular del sindicato, dijo que hubo más de 70 despidos y que muchos empleados cobraron su último sueldo hasta abril. "Este mes es el último que aguantan los empresarios porque ya no pueden pagar ni el 25%", indicó.

En ese sentido recordó los 6 despidos del Hotel Eros, publicado por La Opinión Austral. "El empresario nunca se acercó a hablar con los trabajadores", acusó.

En la reuniones se producen los contagios y nosotros estamos pagando un precio muy alto

Compartir

Un comerciante que participó de la manifestación dijo a La Opinión Austral que "el problema no está en un restaurante o una panadería. En la reuniones se producen los contagios y nosotros estamos pagando un precio muy alto. Estamos haciendo un esfuerzo muy grande y nos cuesta mucho. Tenemos que buscar un equilibrio para poder trabajar".

En la previa Paulo Lunzevich explicó a Radio LU12 AM680 que  el problema “llegó a un límite y por eso la gente exigió realizar una movilización”.

“Las empresas y los trabajadores están en terapia intensiva”, afirmó Lunzevich. Hubo muchas empresas, continuó, que plantearon el cierre en octubre si no había cambios.

 FOTO: JOSÉ SILVA.
FOTO: JOSÉ SILVA.

Por otro lado, señaló que desde el rubro siempre se ha trabajado con responsabilidad y respeto por los protocolos establecidos. “La clave para salir de esta situación es la responsabilidad individual de la gente y eso es lo que está fallando”, subrayó.

 FOTO: JOSÉ SILVA.
FOTO: JOSÉ SILVA.

Aseguró, también, que es posible plantear una reapertura de los salones si se aplican todos los protocolos sanitarios. Además, indicó que esta posibilidad ayudaría a evitar encuentros clandestinos sin ningún tipo de cuidado.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias