HAY UNOS 70 LOCALES EN RÍO GALLEGOS

Panaderías: "La producción bajó mucho, al margen de ser esenciales"

El sector comercial atraviesa una crisis económica producto de la pandemia que alcanzó a todos. Las panaderías de Río Gallegos, nunca estuvieron cerradas durante el aislamiento, pero atraviesan vaivenes entre caída de ventas y producción e incremento de la informalidad.

Por La Opinión Austral


La crisis producto de la pandemia alcanzó a todos los rubros. Algunos pudieron sortear mejor el panorama y otros llevan ocho meses cerrados.

La situación para las panaderías es compleja. Mientras el precio de las materias primas continúa en alza, el rubro atraviesa una caída de ventas y producción con respecto al año pasado.

Sólo durante agosto, la caída a nivel nacional osciló entre 40% y 50% respecto a los niveles de 2019.

Con este panorama, el rubro batalla con distintos frentes: clandestinos, suba de materia prima y merma de ventas.

Para el secretario general del Sindicato de Panaderos, Luis León, la situación es "complicadísima tanto para la patronal como para el trabajador".

Sólo en Río Gallegos hay unas 43 panaderías y algunas de ellas suman entre 3 y 6 sucursales, lo que se traduce en un poco más de 70 locales en la ciudad.

Desde el mes de marzo el rubro entró en la categoría de esencial, con lo cual siempre pudo tener sus puertas abiertas. Sin embargo, lejos están de mantener las cifras en alza.

"La materia prima aumentó en promedio un 20%, la harina aumentó casi un 25% y la verdad es que el panorama es complejo porque la producción bajó, al margen de que es una actividad esencial", detalló León.

 

Empleos

En paralelo, la cantidad de empleados varía según la sucursal. Los comercios con cantidades más reducidas tienen entre 6 y 7, mientras que las cifras más altas alcanzan los 70 trabajadores.

En Santa Cruz el sector cuenta con un estimado de 2.400 trabajadores activos y aproximadamente la mitad se encuentra concentrada en Río Gallegos.

 

Cocinar en casa

 

El aislamiento, en paralelo, fue propicio para que las personas cocinaran sus propios panificados en el hogar, situación que también impactó en la economía del rubro.

"Las ventas han bajado en todo sentido, por una cuestión de ser esencial quizás paciera que no, pero la gente está en su casa, tiene tiempo, se pone a amasar y a hacer cosas", explicó el secretario del sindicato.

Otro punto que atraviesa el sector es el incremento del sector informal, es decir, la venta clandestina.

Uno de los pedidos que encabeza el sector gastronómico, y que refleja el panorama, es la extensión del horario para realizar deliveries en la ciudad.

Actualmente en Río Gallegos el horario permitido es hasta las 23:00, pero piden poder circular hasta la 1 de la mañana. El fundamento se basa en que esa brecha horaria donde no pueden trabajar propicia el comercio clandestino por redes sociales.

"La cantidad es impresionante y, lógicamente, eso afecta la recaudación del área", apuntó León sobre la situación

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias