Santa Cruz Produce

El inicio de las represas, historia contada por Julio Jones

Por La Opinión Austral


Se trata del primer trabajador que pisó el eje donde se levantarán las represas de Santa Cruz. Será la obra hidroeléctrica más grande de Argentina.

Julio Jones trabaja en el área de Servicios Generales en la construcción de las represas Cóndor Cliff y La Barrancosa, se encuentra contratado por Electroingeniería, empresa del grupo Eling S.A, que junto a China Gezhouba Group Corporation e Hidrocuyo integran la Unión Transitoria de Empresas (UTE) para el desarrollo de la obra hidroeléctrica más importante del país.

Su trayectoria laboral marca que participó de la Línea Extra de Alta Tensión (LEAT) Madryn-Pico Truncado del 2006 al 2009, luego intervino en la LEAT Pico Truncado?La Esperanza desde el 2009 al 2013, y desde ese año hasta la actualidad lo hace en las Represas Patagonia.

En su vasta trayectoria laboral, Julio se convirtió en el primer trabajador en pisar el suelo donde se construyen las presas. Sobre aquella primera visita recuerda que "fue por el 2013, en aquel momento llegaron unos inversores y me tocó llevarlos a Cóndor Cliff (Estancia La Enriqueta)", señala en diálogo con La Opinión Austral.

"Fue difícil llegar al lugar que teníamos que ir. Los caminos estaban marcados, pero por aquellos días recién reconocíamos el terreno" relata Julio, y rememora aquella experiencia en suelo santacruceño como "una aventura, ni siquiera habíamos descubierto los lugares donde el celular tomaba señal", recuerda.

Ante la inmensidad de la Patagonia, en aquellos primeros momentos optaron por "dialogar mucho con la gente del campo, la gente del lugar. Es increíble que siempre estén dispuestos a recibirte y darte una ayuda. Ellos fueron nuestros guías en los primeros tiempos de trabajo", describe.

Nevada

Julio lleva atesorada una serie de recuerdos y anécdotas sucedidas en su jornada laboral. Así, contó a La Opinión Australque en junio del 2013 iniciaron los primeros trabajos para la construcción del campamento que hoy da contención a los trabajadores en Cóndor Cliff. "Teníamos que apurarnos porque se venían las nevadas, iniciamos los trabajos en junio de aquel año y al 18 de julio se concluyó la obra", sostuvo el entrevistado.

La misión por ese momento era terminarlo en tiempo y forma, no sólo para cumplir con los plazos previstos que se otorgaron a las obras, sino que estaba previsto que el Gobierno Nacional de ese momento anuncie a todo el país el inicio de las obras. Pero a pesar de los esfuerzos de aquel grupo humano "ese invierno nevó mucho y el acto no pudo hacerse donde estaba previsto y se trasladó a El Calafate", recuerda.

Pasados los años, el campamento fue creciendo y por estos días aloja a un poco más de 360 personas que cumplen con un régimen de 21 días trabajados por 7 de descanso.

"La permanencia en el campo impone sus desafíos, generalmente se extraña la familia. Tengo cinco hijos, la más pequeña cumplió dos meses y se hace difícil estar lejos de la familia", contó Julio.

Finalmente puso en valor que cientos y cientos de trabajadores aún siguen brindado su esfuerzo diario en aquella obra clave para el futuro desarrollo energético de Argentina.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias