Santa Cruz Produce

Un puente gélido hacia el patio de casa

Por La Opinión Austral


La ruptura del puente de hielo que se forma para unir el glaciar Perito Moreno con la tierra es un imponente fenómeno mundialmente reconocido. Pero esa visión global es antecedida y superada por el enorme sentido de pertenencia que el suceso genera entre los santacruceños. "Es el objetivo de Parques Nacionales", aseguró el intendente del PNLG, Germán Solveira.

La semana pasada, Santa Cruz, Argentina y el mundo posaron sus ojos sobre el glaciar Perito Moreno. Su majestuosa ruptura vuelve a repetir su ciclo cada dos o cuatro años, según los últimos registros. El fenómeno se produce al formarse un dique de hielo que impide el paso natural de agua del brazo Rico hacia el lago Argentino. El agua comienza a erosionar el hielo, que luego termina formando un puente entre la masa gélida y la tierra.

"El proceso se inició el sábado y culminó el domingo con la caída del arco, pero durante esas 48 horas tuvimos rupturas de distintas índoles, que resultaron impresionantes, sobrecogedoras y para nada comunes", resaltó el intendente de Parques Nacionales, Germán Solveira, al conversar con La Opinión Austral.

Ante la mirada expectante de miles de visitantes que esperaban por el gran momento, el puente finalmente cayó de noche y la imagen sólo quedó en la retina de unos pocos: los locales. "Lo que más rescato es que quienes hayan llegado a ver el momento de la ruptura fueran calafateños y de ciudades vecinas", reconoció Solveira y expresó la importancia de "ver el glaciar como si fuera el patio de casa. Eso es lo que hemos buscado durante mucho tiempo desde Parques Nacionales: el sentido de pertenencia. Es nuestro objetivo", subrayó.

La mejor publicidad

Sobre el final del verano austral, entonces, el glaciar se dispone a ofrecer el escenario más impresionante y majestuoso de la región. Una vez que comienza el proceso de ruptura, la noticia discurre por los medios de comunicación casi tan rápido como comienzan a inmiscuirse las filtraciones en el dique de hielo.

"En los últimos días, todos los medios han retratado el fenómeno y el glaciar, por lo que termina siendo la mejor publicidad para el lugar", afirmó el intendente del PNLG, para luego asegurar que tal difusión "hace que la gente quiera venir a visitar el parque y El Calafate".

Por consiguiente, Solveira destacó el ingreso de "más de 10 mil personas en dos días" y remarcó el hecho de que el fenómeno se diera "entre sábado y domingo", lo que "propició que la gente de El Calafate y de las ciudades aledañas se animara a acercarse para intentar ver este momento único".

Los últimos años

Si bien los registros datan de 1917, cuando se dio la primera gran ruptura, lo interesante (aunque un tanto decepcionante) en los últimos tres años resultó ser la caída en absoluta soledad del puente de hielo. Tanto en 2012 como este año los rompimientos se dieron por la noche, echando por tierra la foto esperada por miles de personas.

En 2012, el arco cayó a las 03:45 de la madrugada y tuvo como único espectador el cielo, mientras que en 2018 la ruptura sucedió a las 22:48 y logró acaparar algunas miradas más. Lo cierto es que, a fin de cuentas, el gigante de hielo tal vez esconda ciertas manías ante los ojos del mundo.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias