“Algún día le pediré perdón en el cielo”, fueron algunas de las últimas palabras que Miguel, padre de Cecilia Strzyzowski, antes de ser internado de urgencia en el Instituto del Corazón en el Centro de Resistencia, Chaco. Durante la noche del jueves, el hombre de 54 años sufrió un paro cardíaco.

Desde el medio Noticias Argentinas anticiparon la internación por un paro cardíaco de Miguel Strzyzowski, quien tenía dos stends y pasaba las últimas semanas encerrado en su domicilio con su familia. entristecido por las informaciones que circulaban sobre su persona.

Durante las últimas horas, su familia había recibido amenazas en la clínica, en donde se les informó que Miguel presentaba un estado crítico “irreversible“.

El padre de la víctima ofreció una única entrevista en la que lloró por su hija desaparecida y pidió perdón por haber abandonado a la familia 25 años atrás. En aquel entonces, Miguel aseguró que tenía stends y que trataba de no angustiarse por las mentiras que se decían en los medios de comunicación sobre su relación con Gloria Romero y sus vínculos con el Clan Sena.

Miguel fue compañero de primaria de Patricia Acuña, hermana de la detenida por el homicidio de la joven de 28 años, Marcela.

En chats que se hicieron posteriormente públicos, el padre de Cecilia le pedía a Patricia Acuña saber dónde estaba Cecilia, a lo que la mujer le sugería que se había ido al sur con otro hombre, relato que más tarde se comprobaría como la estrategia elegida por el Clan Sena para “ganar tiempo” con la familia de la víctima.

Según la familia del ahora fallecido, su presente era sumamente complicado, ya que la Justicia había embargado sus cuentas personales y no tenían dinero en efectivo para pagar la internación.

Según trascendió, el miércoles, en los pasillos de la clínica, tuvo lugar una discusión entre familiares del padre biológico de Cecilia y una abogada cercana al gobernador Capitanich, Viviana Visconti.

Karina Gómez, ex abogada de Gloria Romero, madre de Cecilia, denunció que fue agredida por la policía chaqueña y que le rompieron su teléfono celular.

EN ESTA NOTA Cecilia Strzyzowski chaco

Leé más notas de La Opinión Austral