CRIMEN DE VILLA GESELL

Máximo Thomsen fue el rugbier que pegó la patada que mató a Fernando Báez Sosa

Los resultados de las pericias scopométricas realizadas en el laboratorio de la Policía Federal Argentina de Mar del Plata arrojaron que la zapatilla ensangrentada correspondía a Thomsen. Una de las dos improntas detectadas en el rostro del joven asesinado coincide con las huellas de pie tomadas al rugbier.

Por La Opinión Austral


A un día de cumplirse los seis meses del brutal asesinato de Fernando Báez Sosa, ocurrido el pasado 18 de enero en Villa Gesell, la pericia scopométrica que hizo la Policía Federal Argentina sobre los calzados de los detenidos confirmó que la zapatilla de lona negra ensangrentada corresponde a Máximo Thomsen, uno de los apuntados desde el principio y el de mayor cantidad de positivos en las ruedas de reconocimiento.

 

Una de las dos improntas detectadas en el rostro de la víctima corresponde a una zapatilla "Cyclone", que a su vez coincide con las huellas de pie tomadas al rugbier Thomsen, detallaron los voceros.

Los pies de los acusados fueron identificados uno por uno con una técnica especial que incluye comparaciones fotográficas, lecturas de ondas de luz mediante un videoespectrómetro y el uso de tinta litográfica

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias