Política y Economía

Miranda se negó a prestar declaración

Por La Opinión Austral


El ahora principal dirigente de la Federación Argentina de Petróleo, Gas y Biocombustible, Julio Antonio Miranda, se negó a prestar declaración testimonial en el Juzgado Federal de Caleta Olivia, en el marco de una causa vinculada a la apropiación de fondos del Sindicato Petrolero de Santa Cruz durante el periodo en que éste estuvo intervenido.

* Corresponsalía Caleta Olivia

La reciente muerte del sindicalista y diputado nacional Alberto Roberti, ocurrida el 17 de mayo, dejó a Miranda en el primer plano de las imputaciones por la denuncia que hizo la conducción del gremio que lidera Claudio Vidal.

Ambos habían sido citados para el 20 de abril por la juez Marta Yáñez, pero en esa ocasión no se presentaron por diferentes motivos, trascendió que Roberti argumentó razones de salud y Miranda un compromiso sindical del cual no podía estar ausente.

Para esa fecha Roberti ya no era el secretario general porque había solicitado una licencia especial hasta el año 2020, la cual le fue concedida por el resto de los miembros de comisión directiva, autorizándolo además a percibir un sueldo de 90 mil pesos.

Sobre el extinto y millonario dirigente también pesaban otras denuncias y causas judiciales que comenzaron a ventilarse en otras sedes judiciales del país, mayoritariamente vinculadas a defraudaciones, como la que motorizó el dirigente petrolero de la Cuenca Austral Marcelo Turchetti, y algunas de ellas también salpicaron a Miranda.

Vino para no decir nada

Quien también fuera gobernador de Tucumán por el PJ durante el período 1999 -2002, arribó a Caleta Olivia acompañado por un abogado de la Federación, Oscar Massabie, quien también es contador de esa institución, y por ello la defensa fue delgada al letrado particular local Ismael Machuca, con el cual ingresó a la sala de audiencias alrededor de las 10:30.

El grupo estuvo acompañado pasivamente por el secretario general de la CGT Santa Cruz Norte y también dirigente del gremio de los vigiladores, Julio Gutiérrez, además de una decena de afiliados de esa última entidad.

Estos permanecieron en el exterior, donde también se pudo observar la presencia de Carlos Flaquier, uno de los dos interventores que representaron a la Federación en el gremio petrolero santacruceño.

Esa intervención duró algo más de dos años a partir de abril de 2011 y tras la normalización del gremio santacruceño, elecciones mediante, se produjo la escisión de la entidad de tercer grado que tiene sede central en Buenos Aires.

La audiencia fue breve, de no más de quince minutos, y por consejo de su defensor y amparándose en derechos constitucionales, Miranda se negó a prestar declaración indagatoria.

Luego de esta circunstancia, viajó inmediatamente a Comodoro Rivadavia donde más tarde abordaría un vuelo regular de línea hacia Buenos Aires.

Por su parte la magistrada interviniente dispondrá de varios días hábiles para resolver la situación procesal del sindicalista, y comentó brevemente a la prensa que la causa sigue abierta.

Al mismo tiempo admitió que no podía precisar el monto de los fondos desviados del gremio de tercer grado hacia la Federación, porque aún son inciertos los datos contables. No obstante aseguró que "se trata de muchos millones".

Aunque en el plano legal Miranda ?que hoy tiene 71 años- se excusó de dar testimonio, antes de ingresar a la sala de audiencias expresó de manera informal a la prensa que él no tenía ninguna responsabilidad en la causa que se ventila en el Juzgado Federal caletense y que todo "es por culpa de Roberti".

Además dijo que el extinto sindicalista era un individuo "soberbio" con el cual últimamente mantenía un enfrentamiento personal por la conducción de la Federación.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias