El sábado, el presidente Alberto Fernández viajó a las zonas afectadas por los incendios. Tras reunirse con los intendentes de la Comarca Andina, la camioneta en la que se trasladaba fue vandalizada. Hubo fuerte malestar del primer mandatario por no contar con la debida seguridad presidencial.

 

“El viaje a Chubut se realizó exclusivamente para resolver los problemas ocasionados por los incendios, poniéndose al frente de la situación”, escribió a través de su cuenta oficiala de Twitter el ministro del Interior, Eduardo De Pedro.

 

En ese contexto, aseguró que “no estaba prevista la presencia del gobernador Mariano Arcioni. Sabíamos que eso iba generar malestar y enojo, debido la gran cantidad de problemas sin solución que acumula la provincia“, agregó.

 

Durante una conferencia de prensa brindada este lunes por la mañana, el ministro de Seguridad de Chubut, Federico Massoni, había considerado que “utilizaron al Presidente de carnada, esto fue hecho a propósito por parte de Santiago Igón (diputado nacional) y Augusto Sánchez (intendente de Lago Puelo), por ese justicialismo anacrónico que lo único que quiere es generar violencia”.

 

Por eso, De Pedro salió al cruce el sostener que “en lugar de reconocer su responsabilidad en los hechos de violencia contra la comitiva presidencial, el gobernador elige atacar al intendente de Lago Puelo, que está trabajando junto al Presidente para asistir a la comunidad”

Leé más notas de La Opinión Austral