FRENTE DE TODOS

La hoja de ruta para sus diez primeros días como ministro

La cúpula de la coalición acuerda en la necesidad de dejar atrás el vértigo que antecedió la designación. La incógnita: cómo reaccionará el mercado cuando se conozca el paquete de medidas desde un empoderado Palacio de Hacienda.

Por Florencia Golender


Una filtración marcó la hora de las definiciones tras largas negociaciones entre los tres miembros de la cúpula del Frente de Todos. Silvina Batakis regresaba en avión desde Washington pero su salida del gobierno para que se incorpore Sergio Massa ya estaba decidida.

De todas las herméticas conversaciones que mantienen desde hace veintiocho días Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Massa, aquella en la que delinearon un nuevo mapa del gobierno que tendrá un superministro de Economía, tuvo una fisura y obligó su rápida oficialización. El mercado financiero se volcó rápidamente a una tregua y dio aire, se conocerá si la mantiene el próximo miércoles cuando se conozcan las nuevas medidas económicas que se aplicarán desde el Palacio de Hacienda en los diez días siguientes.

“La decisión para que desembarque Massa estaba tomada pero demorada porque uno de los tres tenía la idea de esperar unos días más para que fuera ordenado, cuando trascendió públicamente que no era la Jefatura de Gabinete sino la titularidad del Palacio de Hacienda y que entonces Batakis quedaba afuera luego de tres semanas y un viaje a Estados Unidos, no quedó otra que confirmar su incorporación”, contó a La Opinión Austral una fuente con acceso a los detalles de las negociaciones que derivaron el último jueves en el comunicado oficial de Presidencia: “Alberto Fernández decidió reorganizar las áreas económicas de su gabinete para un mejor funcionamiento, coordinación y gestión. Se unificarán los ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, incluyendo además las relaciones con los organismos internacionales, bilaterales y multilaterales de crédito”.

Massa busca avanzar con todo aquello que venía demorado, no sólo su designación

El día anterior había estado reunido con los gobernadores de la liga peronista. Fernández recibió la preocupación de los mandatarios provinciales por la necesidad de frenar la corrida cambiaria que acechó al gobierno durante todo el mes de julio y el reclamo de tomar resoluciones al respecto. La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, fue la elegida por sus pares para contar la respuesta: “El Presidente está trabajando para tomar las medidas pertinentes”.

No quedaba otra y al otro día se anunció al superministro de Economía y arrancó el desfile de los funcionarios involucrados en el reordenamiento del gobierno por la Casa Rosada, adonde La Opinión Austral siguió cada ingreso y salida al despacho presidencial. Caras largas y de desconcierto fueron y vinieron por los pasillos de Balcarce 50, en el microcentro porteño. Se informó primero a Gustavo Beliz, siguió Batakis, luego a Daniel Scioli y finalmente a Julián Domínguez, entre otros.

Sólo Batakis y Scioli recibieron el “especial reconocimiento y gratitud” del Presidente “por el compromiso político y desprendimiento personal que han demostrado”. La primera será directora del Banco Nación, el segundo regresa a la embajada de Brasil. No se conoce aún si habrá espacio en otro sector para Domínguez. Lo de Beliz es un capítulo aparte que “generó mucho malestar a Alberto”, contaron a este medio fuentes allegadas al despacho presidencial. Esa misma tarde en el patio de las palmeras de la Casa de Gobierno se escuchó: “Escribió una renuncia de un párrafo, ingresó al despacho, se la dejó al presidente, saludó a los suyos y se fue. El breve texto finaliza Dios los guarde”.

En la catarata de comunicados breves sobre nombres y cargos que iban quedando bajo la órbita de Massa, no pasó por alto que un hombre de confianza de la vicepresidenta es el nuevo titular de la Afip: el contador Carlos Castagneto, quien hasta ahora se desempeñaba como director general de Recursos de Seguridad Social del organismo recaudador. Antes, fue viceministro de Desarrollo Social de Alicia Kirchner. Es un lugar clave en el funcionamiento de la economía y para el cual Massa también tenía su postulante pero, finalmente, aceptó cederlo.

Todo ocurrió en menos de 48 horas y no es casual. Massa busca avanzar con todo aquello que venía demorado, no sólo su designación. El tercer socio de la coalición del Frente de Todos hace rato dejó saber que el gobierno es un auto chocado que necesita entrar a boxes, no cambiar sólo una rueda. Con esa metáfora de premisa y tras el comunicado que lo puso a cargo de tres ministerios y las relaciones con los organismos multilaterales de crédito (hasta ahora eran función de Beliz), el líder del Frente Renovador ya hizo pública su agenda: el lunes dará a conocer su equipo, el martes se definirá su reemplazo en el Congreso y el miércoles jurará como ministro y dará a conocer las medidas económicas.

La celeridad se debe a que Massa viene trabajando en estos esquemas hace tiempo. Su foco estará puesto en fortalecer las reservas del Banco Central, controlar con lupa la entrada y salida de divisas, generar mecanismos para facilitar su permanencia pero también el acceso a ellas para las empresas. Paradójicamente, el puesto de Miguel Ángel Pesce en el Banco Central, otro que pidió el superministro, por ahora quedó sin cambios. “No lo quiere ceder Alberto”, le contaron a este medio fuentes allegadas al despacho presidencial.

De la danza de nombres que captó la atención del escenario político la semana que se va, quedó el repiqueteo con el equipo que acompañará a Massa. Suenan para diferentes cargos Raúl Rigo, Gabriel Delgado, Lisandro Cleri, José Ignacio De Mendiguren, Roberto Lavagna y Matías Tombolini.

Durante la tarde del sábado, un tuit de Massa buscó neutralizar las ansiedades al respecto. “Con mucho respeto les pido que no demos por supuestas cosas previamente en términos de nombres o medidas para no generar incertidumbre ni falsas expectativas”, pidió y dio detalles de lo que hará desde mañana.

Quisiera transmitir una hoja de ruta clara para evitar versiones, especulaciones o falsas medidas en supuesto estudio”, escribió a través de twitter y ordenó: “El lunes y martes voy a comunicar los nombres de quienes me acompañaran en esta nueva responsabilidad que me toca enfrentar”.

El mercado financiero se volcó rápidamente a una tregua y dio, por el momento, algo de aire

Además, “el día martes está acordada la sesión especial donde presentaré mi renuncia como presidente de la Cámara de Diputados y se designará mi reemplazo al frente de la Cámara”. Ese lugar sería para la diputada Cecilia Moreau, según pudo reconstruir este medio.

“El miércoles el presidente Fernández me tomará juramento y luego en conferencia de prensa voy a comunicar el plan de trabajo, objetivos y ejes a abordar, así como también la mecánica de los primeros 10 días que van a darnos un camino a recorrer y los desafíos a encarar como país”, prometió Massa. La incógnita que más de uno tiene sobre la ceremonia de jura en Casa Rosada es si irá Cristina.

Ya hay entonces un día y hora señalada para ver cuál es la respuesta del mercado financiero a la hoja de ruta que trazará Massa con la venia del presidente y de la vice. Es el punto que podría marcarse como el desenlace de una vertiginosa semana y de una corrida cambiaria que presiona al Frente de Todos por una devaluación de la moneda nacional. Cuando baje la espuma de la renovación de nombres y los cargos, ¿llegarán los días de estabilidad? Es una pregunta que sirve para lo político pero también para eso que sí suelen mirar con total atención todos los ciudadanos: salarios y precios.

Como bien dijo el presidente: “La realidad de muchas familias argentinas nos señala que no hay tiempo que perder. Es momento de sumar y avanzar

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias