HABLÓ CON LA OPINIÓN AUSTRAL

Grasso sobre el SIPEM: “Al que no labure, lo voy a rajar"

El intendente de Río Gallegos, Pablo Grasso, dialogó con La Opinión Austral acerca de la finalización de contratos en el programa de estacionamiento medido, lo que motivó que el jueves pasado realizaran una protesta afuera del Concejo Deliberante mientras se desarrollaba la sesión.

Por La Opinión Austral


Consultado sobre los despidos en el sector, el jefe comunal capitalino aclaró que ese “es un error de concepto” porque se trata de “finalización de contratos”.

El argumento de los manifestantes que integraban el Sipem, que no funciona desde que se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, fue decir que existe una Ordenanza vigente,que ratificó una paritaria en la cual el Ejecutivo se comprometió a darles el equivalente a una categoría 10, planta transitoria, sin embargo ahora no sólo siguen renovando contratos de locación sino que hubo desvinculados.

Al que no labure, lo voy a rajar. No hay un acomodamiento político o gremial

Compartir

“El Concejo Deliberante, con la gestión anterior (Roberto Giubetich) dijo que una vez que se vencieran los contratos, ellos pasan automáticamente a planta transitoria, pero la pregunta que yo me hago es: ¿cumpliste o no cumpliste?”

Porque “al que no labure lo voy a rajar, no hay un acomodamiento político o gremial. Acá no se despide a nadie, no se renueva el contrato, que es muy distinto, y no se le renueva porque tenemos la evaluación del desempeño de todos y cada uno”, explicó Grasso.

Dijo que en la Municipalidad “tenemos gente trabajando en petroleras y cobrando el sueldo de arriba, tenemos gente con certificado médico trabajando en otras empresas, gente que nunca se presentó a laburar”, y que se destinan “27 millones de pesos en plus y no se los descontamos” durante la pandemia.

Sin embargo “Nadie me va a obligar a mi a renovar los contratos si no hicieron su tarea. El que no labura no va a estar más, y me voy a bancar todas las presiones y escraches” dijo luego el intendente, marcando sin embargo que “al que me quiera demostrar que no fue así, lo voy a escuchar”.

Asimismo, se mostró molesto por la protesta del otro día en el Deliberante porque “al bombo yo lo tengo para los actos políticos”, y les pidió a los manifestantes “que escuchen a los jefes de sector” porque “no fue así como dijeron. Hoy, con la necesidad de laburo que hay, tenés que cuidar el trabajo y yo tengo que administrar la Municipalidad”.

Si alguno piensa que es injusto, tiene recursos para charlarlo conmigo

Compartir

En su edición de la víspera, Sol Jaque, delegada del Sipem, le dijo al móvil de LU12 AM680 y FM Láser 92.9 Río Gallegos: “Nos encontramos en una situación bastante triste, porque después de haber peleado tanto tiempo, de haber pasado tanto frío afuera del municipio, se firmó una paritaria laboral que nos daba derechos como categoría diez, pero hoy no quieren respetar esa paritaria. Fue decisión del intendente y sus funcionarios traernos un contrato que es precario. Además, veinticinco compañeros quedaron sin contrato, y no pueden ir a buscar otro trabajo con la pandemia que hay”, advirtió.

En este sentido, Grasso se ocupó de desmentir que las desvinculaciones hayan salido para veinticinco personas como se dijo, y les pidió “que no se escuden detrás de uno, los veintipico. Si alguno se siente agraviado o piensa que es injusto, tiene recursos para charlarlo conmigo y que me convenza”, insistió, aunque “si tenés faltas, abandono de servicio, el justificativo está hecho por el jefe, está difícil”.

“Si no -agregó- meto la unidad básica en la Municipalidad y los tengo que bancar porque son peronistas. Y ojo, que dentro de los que quedaron sin contrato, están los que militaron conmigo, pero hay que laburar”, advirtió.

Según dijeron desde el Sindicado de Empleados Municipales que conduce Pedro Mansilla, llevan contabilizado que las primeras desvinculaciones del estacionamiento medido se produjeron el 20 de marzo, con un total de veinte personas, de las cuales se logró reincorporar a trece.

Los siete restantes presentaron un amparo, que finalmente le dio la razón al Municipio de Río Gallegos.

Asimismo, en abril, salieron otras dieciocho notificaciones de finalización de contratos de locación y el gremio inició negociaciones con el intendente para que quedaran sin efecto. Sin embargo, no sucedió y ahora la administración aduce que no cumplieron con los servicios encomendados

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias