DETALLES EXCLUSIVOS DE LA CONTINUIDAD DE LA CAUSA

La trama aún no resuelta de las RAM de Gómez y el dinero de Gutiérrez

Testigos ubican “una camioneta con cajas fuertes” el día del asesinato, por la casa del empresario. El juez comienza a profundizar en el presunto vínculo económico de los Gómez y Gutiérrez. Se esperan informes de cámaras y cruzamiento de llamadas.

Por La Opinión Austral


El crimen de Fabián Gutiérrez sigue dando que hablar. En las últimas horas el juez Carlos Narvarte ha profundizado en la hipótesis que marca la participación de más personas en el homicidio y de otros intereses de por medio en la muerte del ex secretario presidencial.

Tal como lo anticipara La Opinión Austral, tras el procesamiento de los tres jóvenes que mataron al empresario, empezó a instalarse la posibilidad que detrás del “robo que salió mal” hay otras aristas aún sin develar, que girarían el rumbo de la causa, y que tendrían como vinculante la relación económica de la víctima y uno de sus victimarios.

Lo que se sabe hasta el momento es que tanto Facundo Zaeta (19), Facundo Gómez (20) y Pedro Monzón (19) fueron quienes maniataron y golpearon a Gutiérrez hasta matarlo para robarle dinero “de la corrupción”, según consta en el expediente.

El primero de ellos se encargó de seducir a la víctima para ingresar a su casa. Los otros dos, lo ayudaron a concretar el plan. Lo que no está del todo claro es quién lo pergeñó. Zaeta y Gómez se acusan entre ellos. Monzón está en el medio, y por su relación de amistad y laboral con el último, incriminó al primero en todas sus indagatorias.

Ahora bien, tras los testimonios de Zaeta que marcan a los Gómez como quienes “lavaban plata para Gutiérrez” a través de la agencia de vehículos automotores del padre de Facundo, empezaron a destaparse cada vez más sospechas en torno al grado de involucramiento de este joven.

“Todas las camionetas RAM que se vendieron en la agencia de Gómez eran de Gutiérrez, al igual que las Toyota SW4”, dijo Zaeta.

Pasaron varias semanas hasta que el juez Carlos Narvarte allanó la compra y venta de vehículos de Martín Gómez. El procedimiento se realizó el jueves y culminó en horas de la noche. No se secuestró nada. Según fuentes consultadas por este medio, sólo se buscó constatar la existencia de cajas fuertes.

Ese mismo día le secuestraron una Dodge RAM (AA358PV). Según el informe de estado de dominio, el vehículo tiene denuncia de venta el 6 de julio por un empresario riogalleguense que se dedica a la gastronomía. Martín Gómez fue el comprador.

¿Qué motivó el secuestro de dicha unidad? Según fuentes consultadas por este diario, hay tres testigos que dicen haber visto la camioneta “con una o dos cajas fuerte” en la caja, la noche en que asesinaron a Fabián Gutiérrez, muy cerca de su domicilio en la zona de chacras.

Estos testimonios fueron aportados por la querella, los abogados Sandro Levín y Gabriel Giordano. Semanas atrás, anticiparon que iban a presentar pruebas contundentes en este sentido, que exponen la participación de otras personas en el homicidio del empresario.

Lo acontecido se suma a la geolocalización del teléfono de Facundo Gómez en el paraje Charles Fuhr, hecho dado a conocer de manera exclusiva por LOA. Se sospecha que allí, horas posteriores al homicidio, se reunió con alguien. Fue a buscar algo, o a esconder algo. Aún no se ha ordenado ninguna inspección ocular para ese sector.

Luego de que se incorporara al expediente parte de este informe de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado del Poder Judicial de la Nación, el juez pidió al Municipio un reporte fílmico de las cámaras de seguridad del ingreso a la ciudad, en el lapso horario que comprende la presunta presencia de Gómez en esa zona alejada unos 35 kilómetros de la ciudad calafatense.

También pidió a empresas telefónicas informes de llamadas entrantes y salientes de varios aparatos. Entre ellos, el de un gitano de apellido Franco, quien se conocía con Gutiérrez.

Según declaró el propio Carlos Narvarte hace algunas semanas, espera el “informe final” de la DAJUDECO para profundizar en el por qué se activó el teléfono de Gómez en ese paraje.

 

¿Dónde estaba?

Según consta en el expediente, Gómez dijo haber estado con su novia tras el homicidio de Gutiérrez. Ella -de nombre Guadalupe y 21 años de edad- también declaró lo mismo.

Si bien su teléfono ubica a Gómez afuera de El Calafate, ella dijo que el jueves 2 llegó a su casa ubicada en calle 25 de Mayo a las 21:00 horas “y Facundo no estaba, después llegó como a las 00:00 y pasamos toda la noche juntos”.

El viernes a la noche, a las 19:00 horas, acompañó a Gómez a declarar a la comisaría. El joven dijo haber estado toda la noche anterior con Zaeta y Monzón, que cenaron en la casa de Facundo, tomaron un fernet y a las 01:15 se terminó su reunión. También marcó que lo conocía a Gutiérrez “pero nunca tuve trato con él”. La Policía lo dejó ir (no había suficientes pruebas para incriminarlo a esa hora). A las 23:00 horas, lo fueron a detener.

Él y Zaeta son los más comprometidos en la causa, pero, ¿fue alguno de ellos quien elaboró el plan? La Justicia sigue trabajando para develar qué hay detrás del asesinato del ex secretario presidencial y si, como cree la querella, hay otros partícipes

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias