LUEGO DE MESES DE CIERTA ESTABILIDAD

Mercado del petróleo: volatilidad y versiones cruzadas provocan caída

Aunque algunos solitarios ven el crudo el año que viene a precios exhorbitantes, la mayoría cree que se sostendrá en torno a los USD 100. Pero a 40 días de terminar el 2022, la volatilidad es alta y el precio cayó a niveles que no se veían desde principios de año.

Por Irene Stur


Luego de más de un mes de cierta estabilidad, en las últimas dos jornadas, el petróleo vuelve a vivir horas de alta volatilidad. La espera de una corrección de la FED, primero, un rumor de aumento de producción de la OPEP, y su posterior desmentida, más la negociación del G7 sobre el crudo de Rusia, marcaron una jornada en la que el petróleo subió, bajó, subió y volvió a derrumbarse en el mercado de Londres.

Este miércoles, luego de abrir con máximos de casi USD 90 el barril, se derrumbó drásticamente en menos de dos horas, para caer a los USD 85,44 y aunque en las siguientes tres horas logró recuperarse (a medias), cerró la jornada con una pérdida de más de 3 dólares, debido al planteo de los países del Grupo de los Siete (G7) de un precio para el petróleo ruso de entre USD 65 y 70 por barril.

De esta forma, para los contratos de entrega pactada para enero en 2023, la pérdida al cierre de esta edición era en torno al 4%. Para encontrar precios similares, hay que remontarse al 27 de septiembre (por único día cotizó menos de USD 85) y luego ir mucho más atrás, hasta el 13 de enero, con un crudo que, al iniciar el 2022 comenzó su carrera alcista que llegó a tocar máximos de USD 134.

El derrotero

La apertura de los Futuros en Londres, fue influenciada primero, por los datos que mostraron una reducción mayor de la esperada de los inventarios de crudo estadounidense la semana pasada contrarrestaban la preocupación por la menor demanda de China. Con estos dos datos, los contratos se llegaron a comercializar a USD 89,56 el barril.

Pero el rumor que irrumpió, poco después, sobre una supuesta decisión que tomaría la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de volver a aumentar la producción de petróleo, para inyectar al mercado unos 500 mil barriles diarios, provocó el derrumbe de los precios de comercialización, cayendo casi 5 dólares, cuando apenas había menos de dos horas de la apertura de los mercados.

Desde Arabia Saudí, vendría la desmentida e incluso una advertencia: se tomarían las decisiones necesarias para mantener los precios tal y como se venían comportando estas semanas (es decir por encima de los USD 90). Sirvió para que en un par de horas, el precio se recuperara hasta los USD 86,42. Sin embargo, no se sostuvo.

Las perspectivas de un dólar fortalecido y los números de noviembre que advierten que la demanda no se recupera, como se esperaba, en Europa, y la decisión de estos países de poner un tope de precios al petróleo ruso en torno a los USD 65/70 el barril, presionaron a la baja el mercado de Futuros.

Escenario

A menos de 40 días de comenzar el 2023, los escenarios sobre lo que deparará el futuro de las variables macroeconómicas son diversos y el crudo no escapa a ellas. Para los especialistas, pese a los vaivenes de esta semana, el petróleo seguirá siendo determinante en 2023. Avanzan hacia un consenso en sus nuevas previsiones sobre el próximo año.

El valor promedio del barril proyectado, es tan variable como la volatilidad actual. Algunas consultoras ubican al barril en torno a los USD 88 (promedio del año) y otros lo proyectan por encima de los USD 100. Algunos, incluso, vaticinan precios alcistas récord, si determinadas condiciones se llegaran a dar.

El principal organismo mundial en materia energética, la EIA (Agencia Internacional de la Energía) espera que el crudo Brent promedie los USD 95 en 2023. "Las posibles interrupciones en el suministro de petróleo y un crecimiento de la producción de petróleo crudo más lento de lo esperado, podrían conducir a una mayor alza de los precios" dice el informe publicado.

Una encuesta de Reuters a los principales economistas y analistas del mundo coincide con la EIA, y ubican en los USD 95,74 en 2023. Goldman Sachs se muestra más optimista y ve para el 2023 un barril en torno a los USD 110, apostando a un mayor recorte de la OPEP de sus suministros, tal como anticipó Arabia Saudí.

El dato insólito, se vivió hace un par de semanas, cuando un trader de opciones, sacudió al mercado al formalizar contratos a marzo 2023 con el barril a USD 200. "Pero ese comprador no es la única persona que apuesta a que los precios del petróleo alcanzarán los USD 200, junto con otras posiciones alcistas sobre el destino del oro negro 2023", afirmó en ese momento, Robert Yawger, director de futuros del mercado energético de Mizuho Securities USA

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias