Él es Lorenzo Ortiz, nacido en Río Gallegos, tuvo pasos por Boca y Ferrocarril de nuestra ciudad. Hoy se encuentra en uno de los cinco grandes de la Argentina, Racing Club. El joven de 17 años está en suelo porteño junto a su familia. No es el único riogalleguense con la celeste y blanca, Tomás Avilés se encuentra en la Primera división y Benicio Romero en la Octava.

Él es zurdo, juega de volante interior o delantero. Picante, habilidoso, con mucha cabeza y mucho talento por demostrar. Lorenzo tuvo dos pasos por Boca de Río Gallegos, arrancó allí, luego paso tres años por Ferrocarril YCF y luego volvió al “Xeneize“, para pasar tres años más en la institución. Ortiz estuvo presente en las pruebas del año 2020, pero le pidieron que haga otra para poder demostrar su talento, finalmente fue llamado y hoy sueña con firmar su primer contrato como profesional y debutar en Primera división.

Esta temporada Lorenzo Ortiz marcó varios goles, asistencias e hizo ver su juego sureño en el gran Buenos Aires. El “16” picante está jugando de delantero, pero a su vez tiene la versatilidad de jugar como volante. El jugador de 17 años sueña con poder debutar en Primera división y agradecer a su familia, marcando goles y dedicándoselos.

Exclusivo

La Opinión Austral en exclusivo habló con Lorenzo Ortiz, quien se mostró contento por su actualidad, dialogó sobre lo importante de su familia, su pasado en Río Gallegos y mucho más.

En la primera prueba para Racing no lo hice de la mejor manera, pero aún así me llamaron para otra y sí lo hice de la mejor forma, por suerte quedé para un grande de la Argentina. Mi paso por Boca y Ferro fue muy positivo, tengo que agradecer a los ‘profes’ y compañeros. Me llevo amigos, que me enseñaron básicamente todo. Nunca me rendí, nunca deje de entrenar, por suerte se dio y cuando me lo confirmaron, me puse demasiado feliz”, agregó

Lorenzo habló sobre el cambio futbolístico que hay entre Río Gallegos y el máximo nivel de juveniles del país: “Es un cambio muy grande, es otra exigencia, otros horarios, otro ritmo, es todo mucho más difícil. Siempre hay que seguir, nunca parar porque todo llega cuando menos te lo esperas“.

“Mi familia está acá, ellos fueron muy importantes en todo el proceso. Había veces que yo no quería entrenar más y ellos fueron los que me hicieron seguir adelante. Estoy acá gracias a ellos, llegué por ellos. Mis expectativas son siempre mejorar, mi objetivo es tener un contrato profesional y devolverle a mi familia todo lo que hicieron por mí”, sostuvo Lorenzo.

Lorenzo junto a su madre Verónica Aguilera.

Ortiz habló sobre Tomás Avilés y Benicio Romero, dos riogalleguenses que igual la rompen en La Academia. “A ‘Toto‘ lo veo de vez en cuando, pero es un ejemplo a seguir, porque se nota su esfuerzo y más con la edad que tiene, creo que lo tiene todo muy merecido. Y a Benicio lo veo todos los días en los entrenamientos, nos llevamos muy bien, es un chico que se merece todo lo que le está pasando.”

Finalmente, concluyó dejando un mensaje de apoyo a todos los riogalleguenses que sueñan con jugar en clubes grandes del país y un agradecimiento para su familia: “No se rindan, sean constantes y todo a su tiempo. Agradezco a mi familia y amigos, que siempre estuvieron y están en el día a día“.

Padre e hijo, Daniel y Lorenzo Ortiz.

Leé más notas de Matías Carabajal