NUTRICIÓN

Semana de la lactancia materna: mitos y verdades sobre esta alimentación natural

Todos los años del 1 al 7 de agosto se lleva a cabo esta iniciativa con el objetivo de concientizar y fomentar la lactancia, de la que todavía existen muchas dudas.

Por Jimena Golender


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Argentina de Pediatría recomiendan la leche materna exclusiva los seis primeros meses de vida y luego continuar, de ser posible, hasta los 2 años.

Todos los años del 1 al 7 de agosto se lleva a cabo la Semana de la Lactancia Materna con el objetivo de concientizar y fomentar la alimentación natural de bebés y niños. Entre los beneficios de la lactancia materna, se destaca su aporte de todos los nutrientes de alta calidad necesarios para un desarrollo sano del bebé.

"Es inocua y contiene anticuerpos que protege al lactante de enfermedades infecciosas (otitis, gripe, diarrea, neumonía) y crónicas (asma, diabetes, caries)”, afirma la Dra. Paola Caro, directora médica de vittal, quien detalla que los anticuerpos y los factores bioactivos de la leche materna “ayudan a combatir la infección por COVID-19, incluso si el bebé ha sido expuesto al virus”. Además, “el contacto piel con piel temprano promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, por lo que ni el COVID-19 es razón para interrumpirlo”, agrega.

La lactancia materna también reduce el 36% el riesgo de muerte súbita, es de fácil digestión y evita el estreñimiento; y el alimento está disponible siempre. También hay beneficios para la madre, ya que la lactancia reduce el cáncer de mama y ovario, al tiempo que ayuda a recuperar más rápidamente el peso anterior al embarazo. “Se debe recordar siempre que leche materna es la alimentación más segura, los beneficia a los dos (madre e hijo), no requiere recursos económicos, además no daña el ambiente”, enfatiza la especialista.

Mitos y verdades

Pese a que puede resultar todo un desafío, amamantar es una forma de amar y brindarle todos los nutrientes necesarios al bebé para su correcto desarrollo. Sin embargo, aún existen muchas dudas y falsos mitos. En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, Kimberly-Clark y UNICEF celebran esa práctica tan importante despejando varias dudas respecto a este tema:

¿Por qué es tan importante la lactancia materna para el bebé?

Además de ser un gesto de amor que permite una conexión profunda con el bebé, la leche materna cuenta con todos los anticuerpos necesarios contra las enfermedades más comunes como, por ejemplo, neumonía o diarrea. Además, las niñas y los niños que son alimentados con leche materna tienen menor riesgo de mortalidad en el primer año de vida.

¿La lactancia materna es fácil?

Lo cierto es que cada proceso es único y algunas veces se requiere apoyo. La lactancia necesita de práctica, tanto para las madres como para los bebés. Un espacio tranquilo, soporte del entorno de la familia y acompañamiento del lugar de trabajo son claves.

¿Es habitual que la lactancia duela?

Si bien en un comienzo es normal experimentar molestias, con el apoyo adecuado para posicionar al bebé y asegurar que esté correctamente agarrado al seno se pueden evitar los pezones adoloridos.

¿Debo lavarme los pezones antes de amamantar?

No es necesario, cuando los bebés nacen ya están familiarizados con los olores y sonidos de su madre. Los pezones tienen un aceite o grasa natural que los hidrata y protege, pero, además, las bacterias presentes en la piel pueden ayudar a desarrollar un sistema inmunológico saludable. Higienizar los pechos diariamente es suficiente.

¿Sólo debo comer alimentos saludables mientras estoy amamantando?

Las madres que amamantan necesitan una dieta balanceada. Si bien los bebés están expuestos a las preferencias alimentarias de sus madres desde que están en el útero, las madres deben estar atentas a si su bebé presenta una reacción a un alimento en particular.

¿Muchas madres no pueden producir suficiente leche?

Hay varios factores que pueden afectar la producción de leche, y se comprobó que algunos factores que ayudan a su generación son iniciar la lactancia dentro de la primera hora del nacimiento, mantener contacto piel a piel entre la madre y el bebé, y poner frecuentemente el bebé al pecho para amamantar (entre mayor la frecuencia de amamantamiento, será mayor la producción de leche).

 

 


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias