Luego de las PASO, el Banco Central dispuso una devaluación del 21,6% y subió la tasa de interés al 118%. Esto provocó un “efecto nebulosa” en el valor referencial de diferentes productos. Río Gallegos no es la excepción: la principal casa de electrodomésticos exhibe los artículos con el precio cortado “los clientes nos señalan el producto que les interesa y nosotros chequeamos en el sistema el valor actual”, explicó el gerente de la sucursal céntrica.

Desde bicicletas hasta sillas gamer, la mayoría de los productos están iguales: con etiquetas cortadas en el lugar del precio. Preocupación, sorpresa y angustia entre los vecinos que, promediando el mediodía, pasaban por el centro de la ciudad. Clientes habituales, que ingresaban a cancelar deudas o a ver qué comprar, fueron los más impactados por la situación.

Una de las principales casas de electrodomésticos de Río Gallegos debió quitar el precio en exhibición. En exposición las sillas gamer y bicicletas, con su cartel respectivo, pero sin valor. FOTOS: JOSÉ SILVA / LA OPINIÓN AUSTRAL

El primer rubro que consultó La Opinión Austral fue una casa de telas “todavía no aumentamos, estamos viendo hasta dónde podemos aguantar”, dijo la
vendedora. Además, contó que la semana pasada realizaron un pedido que aún no habían abonado, pero “el proveedor dijo que ese presupuesto queda invalidado en caso de querer concretar la compra”. La suba de la nueva lista representa cerca de un 15%.

El impacto llegó a todos lados, incluyendo a los pequeños comerciantes de la ciudad. FOTOS: JOSÉ SILVA / LA OPINIÓN AUSTRAL

Asimismo, el propietario de una joyería-relojería de la capital de Santa Cruz afirmó “nosotros trabajamos con precios en dólares, entonces es muy inestable”, y sumó que en los últimos dos días se vieron obligados a realizar incrementos de entre un 10% y 15%. De esta forma, un reloj base queda cerca de los $25.000, mientras que los más ostentosos comienzan en los $500.000. “Todavía podemos aguantar las 3 cuotas sin interés”, terminó.

En el ingreso de una galería ubicada sobre Av. Néstor Kirchner, una de las históricas herrerías aún conserva la lista de porcentajes hecha a mano y mes a mes. El propietario mostró al móvil de La Opinión Austral las alzas de los últimos días que representan hasta un 28% en algún mayorista. “Lo que más sube es el metal, y con eso aumenta todo porque es el insumo principal”, declaró mientras un vecino solicitaba realizar una copia a la llave de su departamento.

Una casa de telas con valores actualizados. Casi de manera semanal. FOTOS: JOSÉ SILVA / LA OPINIÓN AUSTRAL

A media cuadra, la casa de té intenta abastecerse de materia prima. “Las listas son día a día, ayer me mandaron una lista, hoy me dijeron que esos precios cambiaron, y si no compro ahora mismo mañana los valores serán otros”, dijo la encargada que in tentaba realizar un pedido. “En este momento no estoy pudiendo contactar al mayorista”, concluyó algo preocupada.

Sobre calle Zapiola, una casa de neumáticos tuvo que realizar aumentos del 25% y 30% en los artículos. “Pirelli frenó la venta hasta fin de mes, pero pasó una lista actualizada para no perder en lo que vendamos”, expresó el encargado. “Las ventas están planchadas, vos sos la cuarta persona que entra en el día”, lamentó y explicó “es muy poca la gente que viene con efectivo, pagan con tarjetas. Hoy en día casi nadie tiene un límite de medio millón, entonces pasan 3 o 4 tarjetas distintas”.

Comprar neumáticos nuevos es casi imposible. Los incrementos han sido de más del 25%. FOTOS: JOSÉ SILVA / LA OPINIÓN AUSTRAL

Los vendedores ambulantes también se vieron afectados. Ricardo tiene un puesto en el que ofrece productos de cuero legítimo “los cinturones el viernes costaban $3.000, hoy valen $4.000”, soltó. Las billeteras también se encarecieron alrededor de un 30%.

Finalmente, el dueño de un multirubro hizo un repaso general por los diferentes sectores del local “ayer el mayorista que está como yendo hacia el aeropuerto puso ofertas pero a la media hora las suspendió. Además la principal cadena de lácteos va a remarcar un 20% y Arcor un 25%, lo que son cervezas y gaseosas también están bloqueadas al menos hasta el viernes”, informó. Al momento de hablar con este medio, se dirigía hacia la distribuidora ubicada en calle Mendoza y Av. Néstor Kirchner para averiguar si la venta de cigarrillos está funcionando con normalidad “por ejemplo, hubo faltante de los convertibles porque los insumos son importados”. Además, hizo observaciones a nivel nacional “estoy en comunicación con mis proveedores de Buenos Aires y no están vendiendo electrónica ni tabaquería, cerraron los locales hasta nuevo aviso”, cerró.

De igual manera, como en todos los rubros, las ventas están siendo pocas. Casi nulas. La sensación en las calles es de incertidumbre. Se ve en el rostro de los vecinos, que sufren el aumento de precios y la especulación.

Leé más notas de La Opinión Austral