ENERGÍA

Cómo cuidar tus artefactos en caso de corte de luz

Generalmente, las empresas que proveen de energía eléctrica a las zonas urbana suelen advertir de tareas de mantenimiento antes de cortar el servicio, otras, los apagones ocurren de improviso. El mayor problema que surge es el riesgo de que los aparatos se rompan. En esta nota, algunas recomendaciones para cuidarlos.

Por La Opinión Austral


Entre los problemas más comunes con la energía en el hogar encontramos las subidas y bajadas de tensión y los ya clásicos cortes de luz. Las bajas de tensión están relacionadas con que el nivel de electricidad es más bajo de lo normal.

Se considera que hay una bajada cuando se disminuye la corriente eléctrica en un 90%, al menos por un minuto.

Por las altas temperaturas o el excesivo consumo, varias zonas de la ciudad de Río Gallegos experimentan este fenómeno.

Con la baja tensión el rendimiento es deficiente en distintos equipos eléctricos o bien, se nota que la iluminación se hace más tenue o sufrir cortes de luz intermitentes. También puede causar que se dañen ciertos equipos, sobre todo los aparatos con motor.

¿Qué es la tensión eléctrica?

Es una magnitud que mide la diferencia de potencia eléctrica entre 2 puntos. La tensión eléctrica es el voltaje con que la electricidad pasa de un lugar a otro, por lo que también se refiere a ella como voltaje simplemente.

Una bajada de tensión puede tener causas accidentales o intencionadas, que ponen en riesgo el sistema eléctrico. Cuando el voltaje baja, se observa cómo la energía tiene una recaída, algo que se nota especialmente en la iluminación, o que se corta la luz.

Entre las causas de bajada de tensión más comunes encontramos una interrupción en la red eléctrica, por un accidente o intencional por la distribuidora, y la sobrecarga del sistema, que provoca una bajada de tensión para prevenir un corte de energía. Pero también hay otras causas de bajada de tensión eléctrica en casa, que conoceremos al detalle a continuación.

Cómo cuidar los artefactos

Los aparatos sensibles son los que tienen motor, porque sí o sí necesitan trabajar a la potencia a la que fueron construidos. Si baja la tensión, aumenta la corriente, se sobrecalienta el motor, y pueden quemarse. También puede afectar la instalación eléctrica de toda la casa. Heladeras, lavarropas, ventiladores, acondicionadores de aire y secadores de pelo son ejemplos.

Hay estabilizadores que tienen un rango bajo, arrancan de 160 voltios. La función real es corregir un bajón de tensión. Comúnmente se utiliza un rango de 200 voltios, más o menos el electrodoméstico soporta hasta 250 como máximo y 200 como minino, en sobre tensión explota y en baja se quema la fuente de alimentación.

También recomendó cuando hay mucho consumo en los hogares , es necesario sumar las cargas y armar un buen circuito. Colocar las térmicas que corresponden a esa sección de cableado. Si superas los 5 kilowatts es necesario tener un servicio trifásico no monofásico.

Los artefactos que no corren riesgo

Aquellos aparatos que generan calor simplemente consumen menos y demoran más en calentar, pero no pueden estropearse: plancha, tostadora, microondas, cocina o termotanque eléctricos.

Los electrónicos (equipos de música, computadoras, televisores, laptops, etcétera) están preparados para trabajar en un amplio rango de voltaje.

Consejos para ahorrar energía

- Apagar las luces al dejar una habitación. Un simple que acto que puede ahorrar entre el 8 y el 20 por ciento de la energía destinada a la iluminación.

- Mantener limpias las lámparas supone un ahorro del 20 por ciento. Un foco sucio pierde 50 por ciento de su luminosidad.

- Sustituir focos incandescentes por bajo consumo o LED: utilizan un 80 por ciento menos energía y duran mucho más.

- Utilizar sensores de iluminación para que las luces sólo se prendan cuando sea necesario.

- Los aires acondicionados utilizarlos a una temperatura de 24º.

- Al finalizar la carga de la batería de un celular, notebook o tablet, desconectar el cargador, porque sigue consumiendo.

Colocar la heladera a 15 centímetros de la pared para una mejor circulación del aire del motor. Evitar abrir y cerrar la puerta reiteradamente.

Usar el lavarropas a plena carga y en programas cortos. Evitar la función secado, ya que es la de mayor consumo.

Los electrodomésticos en modo stand by consumen un 10 por ciento de energía. Se recomienda apagarlos por completo.

Configurar en modo ahorro de energía los equipos que no se pueden apagar

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias