PREOCUPA LA SITUACIÓN EN LA PERIFERIA

Drama familiar: están en Madryn y les usurparon la casa en Gallegos

Emanuel se enteró por un amigo que usurparon la casa que tienen sus padres en el San Benito. El problema es que están en Chubut y no pueden viajar a resolverlo. “Tenemos el terreno hace 20 años”. La semana pasada intentaron instalarse en otras parcelas.

Por La Opinión Austral


“Hay una casa ahí. ¡Está pintada incluso! No sé cuántas personas hay viviendo, sabemos que hay una camioneta afuera”, contó Emanuel, el hijo de Erasmo Hernández y de Eulalia Mansilla Torres del Tránsito.

Se trata de un problema que comenzó a preocupar a muchos vecinos que tienen terrenos alejados de la ciudad. Entienden que con la pandemia, muchos oportunistas aprovecharon el encierro para apropiarse de lo que no es suyo.

La familia de Emanuel vivió en Río Gallegos hasta 2011, año en que se fue a Puerto Madryn. Hace unos días les avisaron que les habían usurpado la vivienda en el San Benito.

Sus padres habían comprado una hectárea y luego se construyó una casa ahí, pensando en invertir a futuro. Sin embargo, no imaginaron la situación que les tocaría vivir.

El papá tiene 67 años y está jubilado y Eulalia, su mamá y dueña del terreno, tiene 63 años.

La construcción está en el barrio San Benito, en la avenida Asturias, pasando las vías del tren. Se trata de la chacra N° 7, según enseña la documentación a la que accedió La Opinión Austral.

El pasado domingo, amigos de la familia fueron a recorrer la zona para asegurarse que estuviera todo bien. Con la pandemia, hacía varias semanas que no pasaban por la zona y cuando llegaron al lugar, se encontraron con la “sorpresa”.

Había una camioneta estacionada afuera y gente adentro de la casa, aparentemente viviendo ahí. Al momento, la familia no realizó la denuncia y no sabe cómo actuar estando tan lejos.

Es que desde Puerto Madryn están viendo la forma de viajar a Santa Cruz para intentar avanzar y resolver el problema.

“Pintaron el frente incluso y la verdad no sé cuántas personas hay viviendo. El problema que tenemos nosotros es que no podemos viajar a Río Gallegos, se complicó mucho el tema con el COVID”, dijo Emanuel a La Opinión Austral.

El terreno lo tienen hace 20 años. Hace un tiempo, su cuñado se encargó de la construcción, pero esta no estaba siendo ocupada por nadie.

El entrevistado contó que su papá está muy mal por la situación. “Se rompió el lomo para pagar el terreno. Mi viejo es muy trabajador, estuvo en el Consejo Agrario y en el campo, inspeccionando animales para la Rural de Río Gallegos”, describió.

Incluso el disgusto y la angustia hicieron que le bajara la presión. Emanuel detalló que se encuentran molestos y preocupados porque no saben qué hacer y viajar no sería una opción.

Un caso similar

Días atrás La Opinión Austral dio cuenta de la problemática que empezó a notarse en algunas zonas de la periferia de Río Gallegos, cuando intentaron usurpar terrenos en el barrio Patagonia.

El sábado 5 de septiembre, alrededor de las 19 horas, se acercaron dos autos con cinco mujeres y un varón, con la intención de tomar los lotes ubicados en la calle 36 bis de la zona, en la manzana 381.

Se trata de tierras que pertenecen a integrantes de la Asociación Policial. Algunas parcelas están cerradas y otras no, pero cada una tiene su propietario.

Tal como relató un vecino que presenció la secuencia a La Opinión Austral, antes de que llegaran los efectivos de la Comisaría Séptima, los usurpadores ya se habían ido y la situación no volvió a repetirse.

Las mujeres y el hombre dijeron que eran del barrio Madres a la Lucha y que iban a tomar el lugar, e incluso llevaron carteles con sus apellidos.

Estaban colocándolos cuando se acercó un grupo de vecinos que viven en el barrio Patagonia, alertados por lo que estaba pasando.

“Dijeron que esos terrenos se los habían asignado, que no tenían papeles, pero que se iban a meter porque nadie hizo nada ahí”, describió Diego, uno de los vecinos.

Para no tener problemas mayores, llamaron a la Policía, pero entre insultos y la amenaza con volver a tomarlos, se fueron del lugar.

“Amenazaron con que iban a volver y a usurpar, que se iban a meter de prepo. Después no pasó nada, por suerte. Alertamos a todos los vecinos”, explicó preocupado.

“Llegaron con los carteles hechos, los clavaron y cuando nos juntamos los vecinos, les hablamos en buenos términos. Nos empezaron a insultar diciendo que no nos metamos y después se fueron”, contó para finalizar y pidió a los vecinos que estén en alerta y visiten sus propiedades

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias