SE TRATA DE LA PRIMERA CAUTELAR CONTRA EL HOSPITAL REGIONAL

Fue a la Justicia para que a su padre le apliquen ibuprofeno inhalado

Vanina acudió con un amparo al Juzgado Civil 2 para que el Directorio habilite a los médicos a suministrarle el tratamiento experimental a su padre Benito Juárez, que lleva una semana en Terapia Intensiva.

Por Sara Delgado


A primera hora de este miércoles, se presentó en el Juzgado de Francisco Marinkovic el primer amparo contra el Hospital Regional de Río Gallegos, para que permita la utilización del ibuprofeno inhalado como tratamiento compasivo en un paciente que está en grave estado como consecuencia del Covid-19. Se trata de Benito Juárez; Vanina hizo la petición con el patrocinio del abogado Cristian Arel.

 

La medida cautelar a la que tuvo acceso La Opinión Austral va contra el Directorio y el jefe de Terapia Intensivadel Hospital Regional, para que se los condene “a tomar todas las medidas pertinentes para que apliquen el procedimiento para disminuir el proceso inflamatorio del pulmón y administren el tratamiento médico completo de Terapia de Rescate con ibuprofeno inhalado (nebulización a base de ibuprofeno sódico)”, que presenta disnea e hipoxemia a “los fines de salvarle la vida”, se lee.

Vanina dio el consentimiento para la administración del medicamento no autorizado por el ANMAT y cuyos resultados son todavía desconocidos, argumentando que la Sociedad Argentina de Neumonologíaapoyó “los esfuerzos de los científicos y médicos involucrados en el tratamiento con Ibuprofenato de sodio hipertónico nebulizable a pacientes con Covid-19”.

También vale decir que otros organismos se manifestaron al respecto. Así, la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) dijo que “no se puede aceptar la recomendación y hasta la promoción de terapéuticas de eficacia no comprobada sin la aclaración de que se trata de productos experimentales y cuya utilidad aún no se ha demostrado”, al tiempo que la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) a través de otro comunicado manifestó su rechazo porque “su eficacia no ha sido comprobada, hay objeciones en relación a la seguridad de los pacientes y plantea un riesgo para el personal tratante”.

 

Hace siete días que mi padre se encuentra internado por covid-19

Compartir

¿Cuál es ese riesgo para el personal? Que si el Directorio del Hospital Regional avala que sus médicos apliquen el tratamiento en el paciente Juárez, y aún cuando su hija firme el consentimiento, en caso de que las cosas salieran mal, nada le impide a la familia demandar penalmente a los médicos que le suministraron un tratamiento a sabiendas de que desconocían si podía dañarlo.

 

Reclamo

 

La familia de Juárez ya había reclamado el tratamiento en el nosocomio, sin embargo, tal como viene publicando La Opinión Austral, el sistema de salud público no está de acuerdo con el producto elaborado por Luar, en tanto y en cuanto no presente todos los requerimientos que demanda el ANMAT para probar su resultado en personas con Covid.

 

Hace siete días que mi padre se encuentra internadopor la afección del Covid-19 y en plena desmejoría respiratoria en Terapia Intensiva. Y al solicitar a los médicos la aplicación del tratamiento indicado en el Objeto de esta demanda, los mismos me han manifestado verbalmente que no lo harán porque no están autorizados”, agrega el escrito.

El amparo presentado pasadas las nueve de la mañana de ayer, encierra una serie de citas de profesionales de la medicina que hablan de las bondades del tratamiento, como por ejemplo la del doctor en bioquímica Dante Beltramo, o de la médica Mariana López y la Declaración de Helsinki, promulgada en 1964 y que advierte que “en el tratamiento de una persona enferma, el médico debe tener la libertad de utilizar un nuevo procedimiento diagnóstico o terapéutico, si a juicio del mismo ofrece una (seria) esperanza de salvar la vida”.

Antecedentes

Si bien la ANMAT prevé el uso compasivo de medicamentos no aprobados en determinadas circunstancias, cada provincia decide su aplicación. Así fue que los Ministerios de Salud de Córdoba, La Rioja, Jujuy y recientemente Chubut autorizaron el uso del ibuprofeno inhalado. Este no es el caso de Santa Cruz y, por lo tanto, la hija de Juárez entiende que a su padre le están negando el derecho a la vida.

“El accionar del personal del Hospital de Río Gallegos, resulta manifiestamente contrario al orden jurídico vigente... potenciando la gravedad de mi salud, la demora en la resolución administrativa que me otorgaría la posibilidad de obtener la medicación indicada para eliminar mi dolencia”, aclaran, solicitando una medida cautelar para que se ordene la aplicación “inmediata del tratamiento de ibuprofeno inhalado”.

 EL HOSPITAL ESPERA CONOCER LOS ARGUMENTOS DE LA CAUTELAR

El reclamo para que el distrito gobernado por Alicia Kirchner dé vía libre al desembarco del ibuprofeno inhalado comenzó en agosto, de la mano de actores de la oposición, lo que coincide con una serie de publicaciones que difundieron medios como Infobae y el diario La Nación, en donde se hablaba de las bondades del tratamiento, omitiendo que no tenía autorización de la ANMAT.

 

Esto fue acompañado por la Fundación Respirar, que inició una campaña de promoción, que también evitó este último dato.

 

A mediados de septiembre, el diputado de Juntos por el Cambio, Gonzalo del Cerro, presentó un proyecto de ley en el Congreso para que el tratamiento se aplique de forma provisoria durante la pandemia.

Luego de que el tema escalara en redes sociales, el intendente Pablo Grasso se reunió con el presidente del Colegio Médico, Horacio Córdoba, que asegura buenos resultados en la práctica experimental, y prometió que haría gestiones ante la fundación Respirar y Luar.

En el ínterin hubo protestas por el ibuprofeno inhalado, con carteles que aseguraron que “salva vidas”. Tras cartón, el intendente Pablo Grasso le bajó el tono al apoyo, pero más tarde el municipio organizó un taller sobre los alcances del medicamento.

 

Fue en este contexto que se conoció que distintos farmacéuticos de El Calafate y de Río Gallegos ya tenían acceso al ibuprofeno inhalado y lo vendían. La provincia, mantuvo su postura en contra.

 

Al cierre de la edición impresa de este jueves, el Hospital no había sido notificado de la demanda, en tanto que advirtieron dudas sobre los argumentos esgrimidos de “el ibuprofeno inhalado porque no tiene ningún tipo de autorización, siquiera para utilizarse como tratamiento experimental”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias