UNA MANZANA DESTRUIDA POR EL FUEGO

Iniciaron una colecta solidaria para las seis familias perdieron todo en voraz incendio en Río Gallegos

Ocurrió en el barrio Madres a la Lucha en horas de la mañana de este lunes. Las autoridades calificaron el hecho como "de mucho dolor". Dos personas terminaron hospitalizadas por intentar salvar lo poco que tenían.

Por La Opinión Austral


El lunes fue una jornada de dolor e impotencia para vecinos de Río Gallegos, cuando vieron como las llamas se apoderaron de una manzana completa del barrio Madres a la Lucha.

El hecho tuvo lugar cerca de las nueve de la mañana y en el caso trabajó el personal de la Unidad Segunda de Bomberos, del Cuartel Central y de Protección Civil. Se trató de un incendio accidental que, debido a las fuertes ráfagas de viento, comenzó a extenderse rápidamente por las precarias viviendas.

De acuerdo a la información a la que tuvo acceso La Opinión Austral, todo se registró en la manzana 29 del barrio antes mencionado y conmocionó a todos los vecinos de la zona que, inútilmente, intentaron sofocar las llamas que avanzaban por todas las estructuras que tenían a su paso.

Las columnas de humo negro se apoderaron de todo el barrio. Además, con ráfagas de viento que superaban los 90km./h., las llamas luego pasaron el alambrado y llegaron a unas cubiertas de autos que están en desuso en el Vaciadero Municipal, emplazado a unos pocos metros.

 La columna de humo apoderándose del barrio. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)
La columna de humo apoderándose del barrio. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)

En el caso además trabajó el personal de la Comisaría Quinta y del Comando Radioeléctrico. Los efectivos salvaguardaron la integridad física de los vecinos que intentaban sofocar las llamas. Tras cartón, en varios momentos, se llegó a escuchar cómo garrafas de gas explotaban debido a la elevada temperatura que se registraba en el interior de las casas. Podría haber sido una tragedia.

Hubo un gran despliegue de las fuerzas de seguridad y de otros entes estatales que llegaron al barrio para contener la situación. A las cuatro dotaciones de Bomberos, se le sumó el apoyo hídrico aportado por Protección Civil y un camión cisterna de la Municipalidad, además de agentes de Defensa Civil que coordinaron el sistema de emergencia, junto a Servicios Públicos Sociedad del Estado.

En el lugar estuvo presente el móvil de exteriores de LU12 AM680 que pudo dar cuenta de la gravedad del siniestro que se apoderó de todo lo que tenía a su paso. Diego Farías, de Protección Civil, también estaba en la zona e indicó: "Nosotros tenemos un sistema coordinado de Emergencias. Tenemos a la gente de Abordaje Territorial dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. También del Municipio. Respondimos a esta solicitud para todo lo que sea necesario. Lo que causa es mucho dolor. Tenemos gente que también está siendo asistida por el personal de salud", expresó.

 Diego Farías, a cargo de Protección Civil.
Diego Farías, a cargo de Protección Civil.

A lo que hacía referencia el titular de Protección Civil fue a vecinos que fueron atendidos por los profesionales de la salud a raíz de la grave inhalación de humo por haber intentado sofocar las llamas que se apoderaban de sus viviendas. Según pudo saber este diario, se trató de dos personas que fueron trasladadas al Hospital Regional.

Una vez que la situación fue controlada, luego de una ardua labor llevada adelante por las fuerzas de seguridad, el superintendente de Bomberos, comisario Martín Aguirre, fue entrevistado por LU12 AM680 e indicó: "Por ahora el personal sigue trabajando, ya estamos en la última etapa de remoción y enfriamiento. Fue un incendio de grandes magnitudes que se expandió hasta el predio del Vaciadero", comenzó diciendo.

 La desazón de una policía viendo el incendio. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)
La desazón de una policía viendo el incendio. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)

"Se trataba de casas precarias y hay dos personas internadas, no así efectivos" aseveró Aguirre, remarcando que no hubo bomberos que hayan sido atendidos por el personal del Hospital Regional.

El viento fue el gran protagonista de la desgracia. "Las tareas continúan por el tema del viento, porque se pueden volar las chapas. Por eso estamos trabajando con la gente de Defensa Civil y de la Municipalidad para removerlas", expresó Aguirre.

"La manzana quedó completamente destruida. Destacamos también a la gente de seguridad que contuvo a los vecinos", dijo el superintendente, por el trabajo de los efectivos de la Policía.

Respecto del incendio de las cubiertas en desuso, Aguirre explicó que se usaron máquinas para cubrir con tierra a las mismas para que el fuego sea sofocado y el humo tóxico no continúe expandiéndose en la zona.

 Dos vecinos conteniéndose tras ver como las llamas habían consumido todo. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)
Dos vecinos conteniéndose tras ver como las llamas habían consumido todo. (FOTO: JOSÉ SILVA/LA OPINIÓN AUSTRAL)

"Necesitamos que las autoridades entren y vean las condiciones en las que vivimos, necesitamos urbanización ya. Necesitamos los servicios básicos, primero se quemó el Salón de Usos Múltiples, después la casa de una compañera, ahora esto que pasó hoy (por el lunes) ¿qué más esperan?" expresó Cinthia, una preocupada vecina, en declaraciones a los medios de comunicación presentes.

A través de las redes sociales, se inició una colecta solidaria para los damnificados. Aportando los teléfonos  29664486552966227432 2966691934, la comunidad puede coordinar para acercar sus donaciones.

En la tarde, la desazón y la incertidumbre comenzó a cubrir el barrio. Ya sin las columnas de humo disipadas por el fuerte viento, comenzó a reinar la duda en lo que sucederá, tanto para los damnificados, como para el resto del barrio que aguarda por resoluciones para que estas situaciones no vuelvan a suceder.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias