LA PLATA

Crimen de Cabezas: repudian que un forense denunciado está a punto de ser designado profesor titular en la UNLP

Se trata del médico Darío Amado, quien realizó la primera autopsia al cuerpo del reportero asesinado en enero del 1997. Estaría a un paso de ser titular de la cátedra de Medicina Legal. Tanto la familia de José Luis Cabezas como la Asociación de Reporteros Gráficos de Argentina se manifestaron al respecto tras conocer la noticia.

Por La Opinión Austral


La familia de José Luis Cabezas, el reportero gráfico asesinado en enero del 1997 en Pinamar, manifestó su repudio al conocer que el médico forense que realizó la primera autopsia al cuerpo del comunicador, Darío Amado, estaría a un paso de ser designado profesor titular de la cátedra de Medicina Legal en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

 

"Amado será responsable de capacitar y enseñar a cientos, miles de jóvenes, y quedará al frente de la cátedra de Medicina Legal, la rama de las ciencias médicas dedicada a estudiar y determinar, entre otras cosas, cómo y por qué mueren las víctimas y quiénes son sus victimarios. Se hace imperiosamente recordar para la familia y para la sociedad que NO SE OLVIDA DE JOSE LUIS CABEZAS, que este médico en 1997 fue el forense que realizó la primera autopsia al cuerpo de la víctima asesinado en General Madariaga por emisarios de Yabrán y denunciado por el representante legal de la familia. Ocultó evidencias y fraguó informes”, expresó la familia a través de un extenso comunicado.

En el curso de la investigación por el crimen de Cabezas, Amado fue denunciado por omitir datos claves de la primera necropsia e intentar desviar el curso judicial del caso.

 

En ese sentido, la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) también se pronunció sobre el posible nombramiento de Amado. "La autopsia debió ser anulada, pero el daño provocado a la investigación resultó en muchos aspectos irreversible. Y ese daño fue deliberado. Tosco y brutal, pero voluntario. No registró un segundo disparo, no detalló la golpiza recibida por la víctima antes de la muerte, permitió la presencia de miembros de la inteligencia bonaerense y fraguó la firma de un testigo policial que no estuvo presente. La única excusa que presentó fue 'cansancio'. Cansancio moral provoca su permanencia como profesor de medicina forense, y su pretensión de ser titular de una cátedra", sentenciaron mediante un comunicado.

Asimismo, cuestionaron: "Un profesor universitario, pero en particular de Medicina Legal, debe poseer idoneidad ética y respeto por la ley. No es el caso. No es una opinión de ARGRA. Su conducta dolosa fue denunciada por nuestra querella en sede judicial durante el juicio por el esclarecimiento del crimen de nuestro colega, que él intentó quedara impune. Lamentamos su sola postulación. Exigimos un mínimo estándar de apego a la ley para quién debe enseñar a los estudiantes a respetarla", concluye el escrito

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias