ASÍ FUE EL INCENDIO

Exclusivo: Neme podría haberse salvado, pero se metió entre las llamas para rescatar algo

Hubo tiempo para huir. El médico decidió quedarse para apagar el fuego con baldazos de agua. Se jugó la vida para rescatar algo ¿Qué buscaba? "No sé que se le pasó por la cabeza para volver". El cirujano continúa en coma y su estado es crítico. Siguen las cadenas de oración por su vida.

Por La Opinión Austral


Al cumplirse una semana del incendio, David Sabatini (46), yerno de Osvaldo Neme, relató en exclusiva a La Opinión Austral detalles del hecho por el que el reconocido cirujano continúa peleando por su vida en la sala de terapia intensiva del hospital de Río Gallegos.

Cerca de las 23 del martes pasado, él, su esposa e hija cenaban junto a Neme en el living de la casa ubicada en la callle Marambio, cuando un humo espeso comenzó a salir desde la calefacción central. "Nos dimos cuenta que se estaba quemando algo. Tuve la intensión de abandonar todo y salir, pero mi suegro quiso intentar apagar el fuego".

 FOTO. Pato Silva
FOTO. Pato Silva

Segundos después, mientras la nieta del doctor, de tan sólo 12 años, salía de la casa para llamar a los bomberos, comenzaron a tirar baldazos de agua, pero el esfuerzo fue inútil. Las llamas seguían propagándose y había que huir rápido. "En muy poco tiempo, la casa se llenó de humo y se cortó la luz. Fui a abrir las puertas para que salgamos y cuando volví Osvaldo ya no estaba".

 'Se incendió la casa del doctor Neme'
'Se incendió la casa del doctor Neme'

Inexplicablemente, pese a que el fuego avanzaba consumiendo la vivienda a toda velocidad, el cirujano decidió correr hasta un cuarto para buscar algo. "Aún no sabemos qué". Su hija intentó seguirlo, pero fue inútil. Se había perdido entre el espeso humo.

 Imágenes del voraz incendio. FOTO. José Silva
Imágenes del voraz incendio. FOTO. José Silva

A pesar de la desesperación, su yerno tomó coraje y corrió a buscarlo. Intentó alumbrar con la linterna de su celular, pero "lo único que se veía era una nube que me dificultaba pensar y me destruía los ojos".

"¡No sé en dónde estoy!", se escuchó a lo lejos. Neme se había perdido.  Se metió por un pasillo y quiso volver a salir, pero se desorientó y entró en la habitación de su nieta. "Me saqué la remera para taparme la cara y me metí aguantando la respiración. Empecé a manotear entre la oscuridad, a ver si podía tocarlo, pero no pude".

 A la derecha, el doctor Neme. FOTO: Gentileza Gabito Legrand/ Hotel Patagonia
A la derecha, el doctor Neme. FOTO: Gentileza Gabito Legrand/ Hotel Patagonia

"Lo último que le escuché decir fue 'abrí la ventana'", recordó David. "Le hice caso. Saqué la cabeza para respirar y me descompuse al tragar todo el humo que salía con fuerza".

 Los vecinos de Río Gallegos organizaron una cadena de oración y los mensajes de afecto llegaron de a decenas a las redes
Los vecinos de Río Gallegos organizaron una cadena de oración y los mensajes de afecto llegaron de a decenas a las redes

"No pude hacer nada por mi suegro. No pude hacer nada por mis perros que para mi eran como hijos. Tuve que salir".

 El incendio se produjo cerca de las 22, en Marambio 32
El incendio se produjo cerca de las 22, en Marambio 32

En ese momento, mientras intentaba recobrar la respiración tirado en el pasto del jardín de la vivienda, un joven vecino que pasaba con su pareja por la cuadra de Marambio se metió a la casa para intentar rescatar al doctor. "No pudo hacer nada y al salir tuvo que llevárselo una ambulancia".

Minutos más tarde, se oyó la sirena del camión de bomberos. Al llegar, David les señaló el lugar en el que había quedado atrapado Neme. El tiempo pasaba y no lograban encontrarlo hasta que finalmente rompieron una ventana y lo sacaron alzándolo hasta la ambulancia.

 Osvaldo Neme, en el restaurante del Hotel Patagonia
Osvaldo Neme, en el restaurante del Hotel Patagonia

Según David, el impermeabilizante de casas antiguas como la del cirujano está hecho a base de brea y otros componentes sintéticos inflamables. "Eso fue lo que respiró mi suegro, mató a los perros e impidió que pudiéramos sacarlos".

 

 

 

¿Qué buscaba el cirujano entre las llamas?

"No sé lo que fue a buscar", aseguró el yerno de Osvaldo Neme. "Es posible que sean ahorros, pero la verdad es que no sé que se le pasó por la cabeza para volver". Si hubiera pasado a la madrugada, o unas horas después, probablemente no estaríamos vivos".

 

 

 

 

La intuición de la hija de Neme

 

Desde hace tiempo, el reconocido doctor de Río Gallegos convive junto a su hija, yerno y nieta en la vivienda del incendio. "Mi mujer no quería dejarlo solo", explicó David. "Por más que muchas veces hablamos de despedirnos, mi mujer al final siempre terminaba queriéndose quedar con él para acompañarlo".


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias