ACUERDO ENTRE STIA Y CAPECA

Fin del conflicto para las plantas procesadoras de Puerto Deseado

El paro de los trabajadores se extendió por poco menos de un mes. El domingo, finalmente llegó a un acuerdo que satisfizo a las partes. Terminó el reclamo y las plantas pesqueras de Puerto Deseado vuelven a la actividad normal. Falta resolver los despidos en Veraz.

Por La Opinión Zona Norte


En las últimas jornadas, la situación de los obreros afiliados al Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), se negoció accidentada e intensamente.

Durante el mediodía del domingo, comenzó la última etapa de la negociación con la Cámara de Armadores Pesqueros y Congeladores de Argentina (CAPeCA). También participaron autoridades de la ciudad y de la provincia.

Uno de los temas de conflicto es el que se desató a raíz de los despidos en la empresa Veraz. Más de 70 trabajadores fueron desafectados en el marco del quiebre de la conciliación obligatoria. Esta situación afectó toda la negociación. El Ministerio de Trabajo de la provincia dictaminó la restitución de los puestos laborales, pero la empresa lo apeló. El caso pasó al Ministerio de Trabajo de la Nación, y el gremio presentó un amparo ante la Justicia laboral.

A las 13 horas del domingo se firmó un acta, mediante la cual, a la espera que los organismos señalados resuelvan legalmente la situación, las partes se comprometen a una serie de medidas.

Según el documento homologado, los trabajadores de Veraz levantarán la medida de acción directa.

Mientras, el sindicato, delegados y autoridades “articularán acciones” para la incorporación temporaria en “otras empresas del sector” de los empleados cesanteados. La comuna, además, asistirá a las familias.

Por otra parte, a las 12:30 horas se firmó el acta que marca el levantamiento del paro general. Por STIA firmó Víctor Aguilar, en nombre de CAPeCA, Eduardo Román, y en representación de pesquera Santa Elena, Héctor Bain. En conjunto “arribaron al acuerdo que cierra la paritaria salarial hasta el mes de marzo de 2021”.

En el acuerdo se explicitó que los trabajadores exceptuados cobrarán el 100% de su salario. Las personas que tengan a su cargo el cuidado de menores, “retomarán sus tareas habituales y si no lo hicieren percibirán el 75% sobre el sueldo neto”.

Asimismo, “las partes acuerdan que a partir del primero de noviembre del corriente año retomarán negociaciones”. El esquema salarial implica que se reconoce como aumento los 4000 pesos decretados por el gobierno nacional, hasta mayo.

A partir de junio y hasta octubre inclusive, el monto se eleva a 10 mil pesos. Y, desde noviembre hasta febrero de 2021, a 14 mil. Además, pagaderos en julio y en octubre, dos cuotas de 2.000 pesos como “compensación por retroactivo de los meses marzo a mayo de 2020”.

El viernes estaba prevista una reunión en Río Gallegos. Sería en instalaciones del quincho de Fomicruz, y además de STIA - participarían varios gremios marítimos de Puerto Deseado, autoridades de la localidad, de la cartera laboral de la provincia, y ministros de otras áreas de gobierno.

Sin embargo, a poco de salir, el brote de coronavirus que afloró en Gallegos determinó que el contingente deseadense hiciera un alto en San Julián. Debido a las restricciones implantadas en la capital, se optó por realizar la reunión por videoconferencia.

El gremio minero (AOMA), proveyó las instalaciones para que los representantes pudieran tener acceso inmediato a la tecnología necesaria. Así se realizó, pero no hubo acuerdo.

Casi automáticamente, los que esperaban en Puerto Deseado volvieron a instalar los piquetes. Finalmente, pasado el mediodía del domingo, tras diversas comunicaciones y videoconferencias, se arribó al acuerdo que determinó el levantamiento de las medidas de fuerza y la vuelta al trabajo en las plantas pesqueras.

 

YA NO QUEDAN CONFLICTOS EN EL SECTOR PESQUERO DESEADENSE

Algunas de las personalidades que participaron activamente en la negociación que determinó el fin de los reclamos de la STIA, son el propio secretario general de la entidad gremial, Víctor Aguilar, el ministro de Trabajo Teodoro Camino y el secretrio de Trabajo, Sergio Viotti.

Todos ellos destacaron ayer el fin del conflicto, y el acuerdo entre las partes; tras cerca de un mes de reclamos y cortes en los accesos a las plantas procesadoras.

El ministro Camino, además, trajo a colación la también resuelta situación del SOMU y las cámaras que nuclean a la flota congeladora. “Con los acuerdos entre CAPeCA y STIA, por un lado, y por otra parte el alcanzado entre el SOMU y las cámaras CAPeCA, CAPIP y CEPA; culminaron los conflictos que existían en los puertos de Santa Cruz. Esto es algo muy bueno, porque vuelve la actividad a nuestros puertos”, expresó a La Opinión Zona Norte.

Por su parte, el secretario de Trabajo Sergio Viotti, en lo que respecta al acuerdo salarial de STIA, manifestó que “las partes llegaron a un entendimiento. Habrá que hacer un serio análisis para que no nos vuelva a suceder”, en clara referencia al tiempo extendido y las pérdidas para la localidad.

En tanto, Aguilar destacó que el acuerdo está “muy cerca” de lo que pretendían los trabajadores. dijo que ambas partes “bajaron puntos” y lamentó que haya pasado tanto tiempo. “debió acordarse antes”. indicó. Además, destacó la participación de autoridades de la ciudad y la provincia e insistió con que “la gente puede volver a su casa, la estábamos pasando muy mal”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias