Adiós a un gran compañero y periodista

A los 60 años, nos dejó Héctor “Negro” López

Con su impronta marcó los móviles de la mañana de la radio desde principio de los años noventa en adelante. Falleció en Tapalqué, provincia de Buenos Aires, lugar que había elegido para vivir después que se jubiló. Sus compañeros lo recuerdan.

Por La Opinión Austral


Conocida la noticia el martes por la noche, no tardaron en viralizarse imágenes de Héctor “Negro” López, cuyo pasado por nuestra ciudad ha estado marcado por su manera de ejercer el periodismo, de preguntar y manejarse con convicciones.

Como periodista y locutor, el “Negro” López dejó su huella y siendo movilero de LU12 AM680 por las mañanas (las tardes eran de Guido Vera), le tocó cubrir conflictos de diversa índole y entrevistar a los personajes más relevantes del mundo político, social y cultural de nuestra ciudad y provincia por más de veinte años.

 

 Héctor López, Silvia Escudero, Mario Román y Ángel Vargas, en el viejo estudio de LU12. Foto: José Silva/La Opinión Austral
Héctor López, Silvia Escudero, Mario Román y Ángel Vargas, en el viejo estudio de LU12. Foto: José Silva/La Opinión Austral

 

Una persona a la que le gustaba recorrer la calle, que se mantuvo fiel a sus principios y cuya historia y conceptos recuperamos en la siguiente nota que dio en marzo del año 2012 para el suplemento Habladurías que salía en La Opinión Austral.

 

LA CALLE ES SU LUGAR

Nació el 14 de septiembre de 1960. Formó parte de una camada de periodistas que durante la década del ochenta empezó su carrera cuando al país regresaba la democracia y con esta, la posibilidad de encontrarnos con otras voces que, aunque recién se estaban formando, de a poco comenzarían a dejar una huella.

Nació “circunstancialmente” en Avellaneda (provincia de Buenos Aires), pero siendo pequeño llegó a nuestra ciudad junto a su madre.

Comenzó su trabajo en radio, haciéndose bien de abajo: primero trabajando en la Planta Transmisora de LU14; luego como operador técnico, y más tarde en la realización de programas de estudio, lo que, de a poco, le fue permitiendo volcarse decididamente por esa pasión que lo encontró siendo notero de LU12.

También trabajó en Canal 9, iniciándose allí cuando promediaba la década del ochenta y la televisión lograba con mucho esfuerzo conectar la provincia de una manera diferente.

Estudió Historia y Comunicación Social, aunque se recibió de locutor nacional en el ISER, tras una expedición agotadora que culminó favorablemente.

A los 18 años, Héctor López ya estaba casado y con un hijo al que debía alimentar. Si bien la posibilidad de trabajar en un emprendimiento familiar contribuyó a su inserción en el ámbito laboral, la situación no lo convencía demasiado.

Por eso, afortunadamente para él, al poco tiempo se le presentó la posibilidad de entrar a ese espacio por el que sentía una atracción especial.

 

INICIOS

“Me inicié con una formación técnica. Ingresé a LU14 en el año 1979 y poco después de dejar un trabajo vinculado con una estructura familiar. Había decidido buscar mi destino en otro sector. De esta manera se dio la posibilidad de ingresar a la provincia. Recuerdo que mi hermana (Olga) tenía contacto con gente que estaba vinculada con la radio, entre otros, con Luis Benito Zamora, quien era el director".

"En ese tiempo, Zamora tenía como costumbre -para quienes ingresaban a la radio- de hacerte pasar por diversos sectores. Así que entré como operador técnico, trabajando en planta transmisora. Recuerdo que me pasaban a buscar a las 5 y media de la mañana y que la ruta a Chimen Aike todavía no estaba pavimentada hasta la planta. Por lo tanto, en pleno invierno, eso era todo un sacrificio. Pero era chico, así que me la aguantaba. Y al poco tiempo ya era operador técnico de estudio. Creo que ahí realmente empecé a conocer lo que era la radio, que de todos modos siempre me había gustado".

 

Me gustó la imaginación de la magia de la radio

Compartir

 

"Desde que tengo uso de razón escuchaba radio y era un contacto permanente. Parece reiterativo, y muchos lo han dicho ya, pero siempre me gustó la imaginación que generaba la magia de la radio. Y en ese ámbito es que luego comienza a darse la posibilidad de hacer programas”.

 

JORGE IBÁÑEZ

Con Jorge Ibáñez, histórico reportero gráfico de La Opinión Austral, López pasó muchos años cubriendo actividades durante largas mañanas. Tal es así que juntos estuvieron trabajando durante la famosa nevada de 1995.

 

El Negro López fue feliz con un grabador en la mano

Compartir

 

Ibáñez, quien recordó al “Negro” en diálogo con AM680, dijo que “fue feliz con un grabador en la mano” y que cuando le tocaba cubrir alguna conferencia de prensa del orden político, siempre iba a preguntar lo que podía incomodar. “Esa era su convicción” y lo que ya prácticamente hoy “no se ve” en la profesión.

 

CANAL 9 - LUZ Y SOMBRA

Como tantos otros trabajadores de Canal 9, tuvo allí momentos inolvidables. Es que comenzó desempeñándose en esa emisora junto a otra gente con la que, de algún modo, sintonizaba la misma frecuencia. Tal vez por eso hubo un período de mucho brío y creatividad. Aunque también le tocó atravesar momentos sumamente complicados.

“Antes de ir al canal, ocurrió que tuve un inconveniente en LU14 y que me mandaron a un archivo al Ministerio de Economía. Y fue de ahí que me rescataron. En aquel tiempo pasaron muchos directores por Canal 9, porque había como una modalidad en viejos locutores y periodistas de la provincia cuando estaba de gobernador Puricelli (Arturo), y era que los tipos venían, se quedaban seis meses y se jubilaban".

"Entonces, pasaron tantos directores que uno recuerda muy poco a esa gente. Pero fueron épocas muy lindas. El ambiente que se vivía era de mucho compañerismo y trabajo. Usábamos equipos bastante viejos, por ejemplo, las editoras U-Matic que eran unos cajones enormes. Y los casetes tenían una cinta muy gruesa, pero de muy buena calidad".

"En ese tiempo trabajábamos con viejas cámaras, con mochilas donde iba la casetera que va enchufada a la cámara. En este sentido, cómo será el paso del tiempo, que incluso me ha tocado ver obsoleto un Convenio Colectivo de Trabajo del Sindicato Argentino de Televisión (SAT), porque, claro, antes tenías al camarógrafo, al ayudante de cámara, al tipo que tiraba el cable y al iluminador".

"Esas eran categorías en el SAT. Ahora resulta que tenés una cámara con luz y el micrófono incorporado, es decir, sobran dos categorías. Y después, sí, el hecho de hacer cosas con mucho entusiasmo, que yo creo que es la edad también la que en ese sentido juega su papel, porque sentís motivación y ganas de hacer cosas”.

 

RECUERDOS DE PIBE

“Yo iba a la Escuela 19. Recuerdo que me ponía nada más que un guardapolvo y no sentía frío, es que es verdad que antes el frío era más seco. Recuerdo el barrio y tantas anécdotas que no sé qué podría decirte".

"A veces, con Pepe Cárdenas (operador técnico de LU12) tiramos recuerdos de otras épocas. Porque los pibes como que no te creen que cuando éramos chicos, por ejemplo, al baño lo teníamos afuera. Y en invierno había que ir al baño, salir de casa, con el frío que había, la luna llena iluminándote y el perro aullando (risas)".

"Viví en el barrio Gregores, después en el Ferro, que nunca me voy a olvidar cuando llegué lo que me impactó sentir el ruido de la locomotora cuando chocaba contra el terraplén. ¡Qué cosa!, hasta que me acostumbré al ruido, recién pude empezar a dormir".

"Y después, con 13 o 14 años, ya vivía en el APAP, que fue uno de los mejores barrios donde viví. Ahí empecé a tomar conciencia de muchas cosas. Era adolescente, que fue terrible para nosotros porque por allí no había casi nada. Vivía atrás del cementerio".

"Recuerdo al querido Pajarito Pérez Rassetti, por ejemplo. Nos juntábamos con Pilo Aset, Ventarrón Fernández, Ricardo Guardo. Éramos muy compañeros porque íbamos todos al Colegio Nacional, que entrábamos a las 16:30 y salíamos a las 21".

"En esa época escuchábamos mucha música, andábamos con discos de Jimi Hendrix, recuerdo que mi vieja, donde era SADOS, me compró el disco doble de Deep Purple (Made in Japan). Y con los amigos nos juntábamos a escuchar discos en un galpón. A la tele ni pelota le dábamos”.

 

LA EMOCIÓN DE JOSÉ

Durante sus últimos 15 años en el mundo laboral, el “Negro” estuvo haciendo los móviles junto a José Silva, actual reportero gráfico de LOA. Y justamente fue José uno de los primeros en conocer y transmitir la triste noticia entre los colegas.

Recuerda a su histórico compañero como una persona que era incisiva en sus preguntas a la hora de entrevistar y a la que no le podías decir “no le preguntes esto o aquello, porque eso iba a ser lo primero que te iba a preguntar”.

 

Leé, petiso, leé, me decía siempre. Él se informaba mucho

Compartir

 

Además, José destaca su compromiso con la profesión, además de su amor por la música y la lectura. “Leé, petiso, leé, me decía siempre. Porque él leía y se informaba mucho. En ocasiones, si no estabas preparado, con lo que te preguntaba o decía podías quedar en el aire”, repasó.

 

SABIDURÍA DE MADRE

“Yo respeto -y esto no es cumplido- a los chicos que están laburando. Primero eso y que me respeten a mí. Sé que hacen lo que pueden, que es un laburo y que es necesario, por lo tanto, siempre hay que respetar".

"Ahora, si me preguntás quién es un ejemplo de periodismo, no te puedo nombrar específicamente a uno. Claro que tengo amigos con los que me llevo bien y, por otro lado, conozco muy poca gente que puede expresarse de manera clara en radio. Yo no sería ejemplo de nadie y tampoco yo tengo ejemplos. Aunque, ¿sabes quién me enseñó el periodismo más fácil? Mi vieja”.

 

 ''No le preguntes esto o aquello', porque iba a ser lo primero que le preguntara', recordó José Silva. Foto: José Silva/La Opinión Austral
''No le preguntes esto o aquello', porque iba a ser lo primero que le preguntara', recordó José Silva. Foto: José Silva/La Opinión Austral

“Ella tenía muchísima claridad. Y te cuento que cuando trabajaba en Canal 9 como notero, llegaba a casa y ella me decía: No Negrito, ¿sabés qué te faltó preguntar? Lo más obvio. Y la vieja tenía razón, porque a veces el notero, para hacer una excelente nota, se enreda y no pregunta lo simple. Se anuda, hace todo más complejo, con figuras raras y a veces la gente no te entiende ni medio. Dejá de dar vueltas, me decía la vieja. Preguntále que le pasó a Fulano o cómo le pegaron. Es simple”.

“Una parte quiere saber cuándo va a cobrar lo que le queda del aguinaldo y cuando va a cobrar el sueldo. Además, qué pasa con la Caja de Previsión o con los medicamentos. Todo eso te pregunta la gente en la calle. Cuando ve que están haciendo desmanes con el dinero del Estado, ahí se enoja, porque lo relaciona con su situación y su problemática”.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias