EN EL BARRIO EVITA

Con un bate y un palo con clavos, futbolista destrozó la casa de su ex

El acusado es un joven de 19 años que, en diciembre último, había sido denunciado por abuso. Esta vez, fue con su hermano menor y un perro a destruir el domicilio y el auto de su ex novia. La víctima teme por su vida y la Justicia sólo interpuso una orden de restricción.

Por La Opinión Austral


Una chica de 21 años teme por su vida, luego que su ex ni siquiera fuera detenido tras romperle su auto y su casa, en la madrugada de ayer, en el barrio Evita de Río Gallegos.

 

 

 

El caso tiene como sobreviviente a Cristina y como acusado a un joven futbolista llamado Enzo, de 19 años. Ellos mantuvieron una relación desde enero hasta julio de este año. pero ella, cansada de los celos y los episodios de violencia psicológica por parte de él, decidió terminar el noviazgo.

 

 

 

 

El futbolista, que es arquero en un conocido club de Río Gallegos, lejos de aceptar el fin de la relación, comenzó a amenazar, perseguir y hostigar a Cristina hasta el cansancio. En la madrugada de ayer tuvo lugar el hecho más grave, y por el que la joven teme por su vida: el cobarde agresor llegó a su casa y luego de patear la puerta en reiteradas oportunidades, comenzó a destrozar todo.

 

 

 

 

De acuerdo a la información recabada por La Opinión Austral, el hecho se registró en inmediaciones de una casa ubicada en la calle Albert Sabin, en el corazón del barrio Evita. Enzo no llegó solo a ese lugar, fue con su hermano Carlos -de 18 años- y un perro. Armados con un cuchillo, un palo con clavos y un bate, los hermanos destrozaron primero algunos vidrios y luego el Chevrolet Astra de la sobreviviente.

 

 

 

 

 

“Dale, dale, salí hija de p..., esto no va a quedar así, me decía”, dijo Cristina a LOA, aún con miedo. Ella comentó además que, horas antes del hecho, “presentíamos algo con mi hermana, por eso yo le escribí a la mamá de él (por Enzo) para que le diga que no haga nada, le pedimos por favor, pero ella no nos respondió”.

 

 

 

El ataque tuvo tres episodios. El primero el antes mencionado, los hermanos se escondieron en la esquina cuando Cristina iba a hacer la denuncia y luego volvieron a destrozar todo. El último de los hechos se registró minutos después, cuando llegó a la casa de Albert Sabin el abuelo de la sobreviviente. Luego se dieron a la fuga.

 

 

 

 

En el caso intervino el personal de la Seccional Sexta y de la Comisaría de la Mujer. “Ya lo tenemos ubicado, por la denuncia de abuso”, le dijo un policía a Cristina sobre Enzo (NdeR: el joven fue denunciado en diciembre del año pasado por haber abusado a una chica durante el festejo de cumpleaños de su hermano).

 

 

 

 

 

El problema es que los hermanos no fueron detenidos in fraganti, por lo que la Policía no pudo intervenir para ponerlos tras las rejas por los daños y amenazas. De igual manera, el Gabinete Criminalístico realizó las diligencias de rigor en los daños de la vivienda, indicaron desde la fuerza de seguridad provincial.

 

 

 

 

“Me llegó a romper el celular, no me dejaba juntarme con amigas. Creo que amenaza porque quiere que le tenga miedo”, aseguró Cristina, primero por cómo era el futbolista durante la relación que mantuvieron y luego por cómo pasa estos días.

 

 

 

 

“No quiero pensar que ya es tarde para que hagan algo, lo bueno es que salió a la luz la clase de manipulador que es”, aseguró Cristina, quien además vive a pocas cuadras de su agresor: “Tengo miedo de cruzarlo, lo único que pusieron es la orden de restricción de acercamiento”.

 

 

 

 

Hasta el momento no hubo nuevas medidas contra el agresor. Cristina aseguró a LOA que teme por su vida. “Parece que están esperando que mate a alguien, que lo maten a él o que me termine matando a mí, espero que no sea tarde”, dijo la joven visiblemente compungida por la situación en la que se encuentra.


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias