LA VÍCTIMA N° 100: "DESDE EL CIELO TE VOY A ALENTAR"

Despedida azul y oro para Héctor "Tito" Aguayo

Familiares y seres queridos del trabajador municipal llegaron a las inmediaciones del cementerio para despedir sus restos. Juan Zúñiga, el presidente de la peña Sentimiento Xeneize, colocó una bandera del club de sus amores sobre el féretro.

Por Martín Muñoz Quesada

Desde la noche del miércoles, cada vez que se reúna la peña Sentimiento Xeneize a ver los partidos de Boca, faltará una voz para alentar y gritar los goles del club de la Rivera.

Además, sobrará un pasaje cada vez que un grupo de hinchas de Río Gallegos quiera visitar Brandsen 805, el patio de la casa de Juan Román Riquelme.

Se trata de Héctor "Tito" Aguayo, de apenas 43 años, que era un conocido vecino de Río Gallegos, trabajador municipal, voluntario de la Cruz Roja local y además era conocido por ser el tesorero de la Peña Sentimiento Xeneize.

 

 

Desde que se conoció que se transformó en la víctima N° 100 del COVID-19, la gente que lo conoció entró en shock y, por estas horas, no puede entender cómo alguien tan joven se fue con tanto por vivir.

 

Más allá de la pasión, "Tito" era muy comprometido en su trabajo, con labores en un área tan sensible como Niñez y además se hacía un tiempo para dar una mano en Recursos Humanos en la organización sin fines lucro.

 

Sobre los dos últimos ribetes de su vida, "Tito" era muy humilde y no los mostraba, su Facebook dejó recuerdos sobre reuniones con amigos y familiares, además de las visitas al estadio ubicado a metros del Riachuelo para alentar "a Boca, el más grande", tal como escribió en una publicación realizada en septiembre del año pasado, cuando la palabra pandemia sólo aparecía en los libros de historia.

 

 

Cerca de las 10 de la mañana del jueves, los restos de "Tito" salieron del Hospital Regional de nuestra ciudad capital y allí lo esperaba una gran cantidad de vecinos para acompañarlos hasta el cementerio ubicado en la calle Béccar.

Todo fue desazón para la familia. Algunos seres queridos se desplomaron sobre el ataúd de Aguayo por momentos, mientras otros rezaban y otros no hicieron más que llorar al ver el ataúd cerrado de quien era su allegado.

 

"Una persona humilde, que siempre estaba para el que lo necesitara, nunca te dejaba a gamba", dijo una compañera del área donde "Tito" trabajaba.

"El día que me muera, yo quiero mi cajón pintado azul y oro, como mi corazón", reza un popular cantito de cancha entonado en la Bombonera por la 12 y en cualquier rincón del país, por cualquier hincha del club de la rivera, por eso en esta oportunidad, antes del último adiós, Juan Zúñiga, presidente de la peña de Boca,se acercó al féretro de quien era su amigo y colocó una bandera del club de los colores que "Tito" amaba, tal como él hubiese querido.

 

 

Siguiendo la crónica de los eventos de un jueves que no fue igual que el resto para varios vecinos de Gallegos, minutos después, atónitos y en silencio, los presentes rodearon la camioneta de la funeraria a la que finalmente subieron el cuerpo de "Tito", al que muchos describieron como un ser noble, humilde y solidario.

 

Cerca de un centenar de personas llegó al ingreso lateral de la necrópolis local -por la calle McKinlay- y el emotivo último adiós se pudo ver en la transmisión en vivo desde el Facebook de La Opinión Austral.

Cerca de la puerta lateral de la calle McKinlay estuvieron presentes funcionarios y exfuncionarios municipales. Algunos de ellos fueron el exintendente Roberto Giubetich y Julia Chalub, a cargo de Niñez, Adolescencia y Familia del municipio, área en la que trabajaba Aguayo. Ninguno de ellos quiso hablar con la prensa.

El clima enrarecido por una muerte de alguien tan joven y tan querido, al que sus excompañeros calificaron como "un ser humano excepcional", dejó desconcertados a los presentes. Mientras algunos se abrazaban buscando consuelo, algunas familiares de "Tito" dejaban flores y objetos sobre el féretro para despedir los restos del trabajador municipal.

Obviamente,el color azul y oro predominó entre la vestimenta de los presentes. Integrantes y socios de la peña se acercaron a despedir los restos de su compañero, con el que ya han realizado uno que otro viaje a ver al club de sus amores.

Un aplauso de casi un minuto fue la muestra que el centenar de vecinos encontró para despedir los restos de alguien que, sin duda, los marcó con su paso por esta vida. Se abrieron las puertas del cementerio y la ambulancia ingresó a la necrópolis. Esta vez fue un partido que "Tito" no pudo ganar.

Condolencias

"Tito" era querido por todos los que lo conocían. Entre la noche del miércoles y la jornada del jueves, entes en los que él participaba -además de la peña de Boca- utilizaron las redes sociales para despedirlo: el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) y la filial local de la Cruz Roja.

En un comunicado emitido por el gremio al que pertenecía "Tito", indicaron: "El sindicato expresa su profundo pesar ante el fallecimiento del compañero Héctor Aguayo. Hacemos extensiva nuestras condolencias a los compañeros a Flor y Sixto Aguayo, amigos y compañeros en este difícil momento, elevando una plegaria por su eterno descanso".

Por su lado, la filial local de la Cruz Roja, en un escueto pero sentido comunicado, envió su pésame a los familiares: "Acompañamos a la familia y amigos en este difícil momento. Tu recuerdo estará siempre en nuestros corazones, gracias por tus servicios brindados hacia nuestra institución".

El presidente de esta última entidad, Paulo Velásquez, dialogó con La Opinión Austral y lo despidió recordando sus inicios. "Tenemos un inmenso dolor ante el fallecimiento del voluntario Héctor Aguayo, que se desempeñaba en el área de Recursos Humanos. Él ingresó desde muy joven al movimiento".

"Hoy nos sorprenden los efectos del COVID y nos deja un vacío indescriptible. Pero el coronavirus también hoy nos deja un mensaje de compromiso, solidaridad, camaradería, respeto y amor hacia nuestra comunidad. Gracias, Tito", aseguró Velásquez, usando las palabras exactas para recordar a una persona que, más allá de los colores, será recordada por gran parte de nuestra ciudad capital.

Otra popular canción de "La 12" dice en un momento:"Ni la muerte nos va a separar, desde el cielo te voy a alentar". Indefectiblemente, "Tito" no estará presente de manera física en la Bombonera, pero cada vez que el plantel de Boca entre al estadio, será una de las primeras almas que dirán presente para alentar al club de la ribera

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias