Policiales

Asaltaron a mano armada un kiosco cerca del cementerio

Por La Opinión Austral


Dos jóvenes de unos 22 años ingresaron a un kiosco cerca del cementerio de Río Gallegos y a punta de pistola se llevaron la recaudación del día, cervezas y cigarrillos.


Ocurrió alrededor de las 23.10 horas del viernes justo cuando el empleado del negocio comenzaba a hacer el cierre y a anotar los gastos diarios del comercio ubicado en calle Chile, entre Avenida de los Inmigrantes y Avenida Jujuy.


La víctima del violento episodio contó, en exclusiva a La Opinión Austral, que mientras escribía observó que una persona encapuchada caminaba en dirección el negocio. "Uy, este va a venir para acá", pensó.


</figure>


Lo que siguió ocurrió en cuestión de segundos. El encapuchado entró derecho a la caja, lo arrinconó y le apuntó con el arma de fuego. Le sacó plata y cigarrillos. Para esto ya había aparecido otro encapuchado que se apostó en la puerta y desde ahí sacó algunas cervezas.


"Me apuntaron con el fierro y me preguntaban si se podían llevar un par de atados mientras los agarraban", dijo el empleado del kiosco que agregó que "los pibes parecían tranquilos".


"Ya me habían robado antes, pero era que agarraban una cerveza y salían corriendo. Nunca me habían apuntado con un fierro a la cabeza", relató el joven a LOA, todavía consternado por le mal momento. "Les dije que se lleven todo y cuando abrieron la caja me dijeron que había sido un buen día", agregó.


Los dos delincuentes estaban con la cabeza y el rostro cubiertos. Así salieron caminando en dirección a la Avenida Jujuy. Antes de irse golpearon el vidrio de la ventana y le advirtieron que no llame a nadie.


Desde la puerta del kiosco el joven observó que mientras caminaban iban deshaciéndose de la ropa que llevaban puesta y se quedaban con otra muda que tenían debajo.


El empleado del kiosco cruzó la calle y le avisó a un policía que está en un puesto de seguridad bancaria. Los efectivos de la Comisaria Primera tardaron 5 minutos en llegar, pero ya era tarde. Los delincuentes no estaban cerca. Sí habían dejado los rastros de la ropa y atados de cigarrillos en el suelo.


Para la medianoche trabajaban en el lugar uniformados de la seccional policial y Criminalística. La Policía sospecha que los ladrones puedan ser los mismo sujetos que anoche robaron en una panadería.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias