CRONOLOGÍA DE UN ACONTECIMIENTO IMPENSADO

A 25 años de la “Nevada del siglo”: memorias de un día histórico

La madrugada del jueves 27 de julio de 1995, la capital de Santa Cruz amaneció con un increíble manto blanco. La famosa "Nevada del 95" cayó de imprevisto, no había sido pronosticada. Los recuerdos y las anécdotas de esa jornada que quedará en la memoria de todos.

Por Nazarena Malatesta


“Se esperaba una nevada, pero no de esa magnitud”, es lo que recuerdan todos los riogalleguenses sobre aquella noche del miércoles 26 de julio de 1995. Para la mañana del jueves, el acontecimiento climático ya había hecho historia y todo lo que vendría después quedaría plasmado en la memoria de los santacruceños.

La tapa de La Opinión Austral del viernes 28 de julio de 1995 rezaba en su título principal “Río Gallegos aislada y en emergencia”. Es que la madrugada del jueves la nieve superó el metro de altura y generó innumerables conflictos para la población.

 

Aquella semana, mediante el Decreto Nº 1.443, el entonces intendente municipal, Alfredo Martínez, proclamó el Estado de Emergencia y constituyó la Junta Municipal de Defensa Civil.

La parte más compleja de la historia suma innumerables evacuados, problemas de abastecimiento, rutas bloqueadas e incomunicación total.

Por aquellos días, la radio cumplió un rol fundamental para la población. Era prácticamente la única vía de comunicación existente y en las emisoras, todas las noticias hablaban del suceso.

 

 La plaza San Martín reflejó una postal increíble de nieve, árboles y el tradicional monumento patrio. FOTO ARCHIVO LOA
La plaza San Martín reflejó una postal increíble de nieve, árboles y el tradicional monumento patrio. FOTO ARCHIVO LOA

“Las explicaciones que dan meteorólogos dan cuenta de un fenómeno producido en el océano Atlántico que produjo un centro de baja presión y uno de alta presión que venía del Pacífico”, explicaba un locutor.

“Los supermercados informaron que tienen carne para tres días y alimentos no perecederos para 10 días, si la ruta no se abre es un peligro”, señalaba otro locutor por aquellos días.

 

El inusual temporal dejó a cientos de vecinos sin poder salir de sus casas. En aquel momento, Juan Quiroga era el director de Comercio e Industria del municipio y pidió a los vecinos “no hacer compras compulsivas” para “evitar cualquier posible desabastecimiento”.

Los autos amanecieron completamente tapados de nieve y era imposible distinguir la calle de la vereda. La mayoría de los vecinos debió quedarse en sus domicilios

Entre las memorias de aquel día, algunos recuerdan que hubo lugares de la provincia donde nevó con muchísimo viento y en la ruta camino a Río Turbio se generaron “paredones” de nieve de hasta dos metros de altura.

 

 Un vecino lucha contra el temporal de nieve para despejar su Peugeot 504. FOTO ARCHIVO LOA
Un vecino lucha contra el temporal de nieve para despejar su Peugeot 504. FOTO ARCHIVO LOA

Los vecinos que se despertaban para ir a trabajar se encontraban con semejante panorama y la imposibilidad de salir de sus casas. La sensación térmica de esos días alcanzó los 22 grados bajo cero.

Mientras, los autos amanecieron completamente tapados de nieve y era imposible distinguir la calle de la vereda.

No funcionaron los bancos y los más chicos de la familia, quizás sin tener plena consciencia del hecho, disfrutaban el panorama y construían muñecos.

“De película”

José Silva, reportero gráfico del grupo La Opinión Austral, recuerda la nevada del 95 como si hubiera sucedido ayer.

“La noche anterior cenamos con mi familia en la casa de mis viejos. Mis hijos tenían 7 y 6 años, eran pequeños. Cuando volvíamos de cenar, ya comenzaba tímidamente a nevar”, relató.

 

 Una imagen histórica del Correo Argentino, un día después de la “Nevada del siglo”. FOTO ARCHIVO LOA
Una imagen histórica del Correo Argentino, un día después de la “Nevada del siglo”. FOTO ARCHIVO LOA

“Al llegar a casa, mi señora me dice que entre el auto al patio y no le hice caso, me quedé viendo tele y cuando salí a entrarlo, ya cerca de la medianoche, la nieve ya le llegaba a un poco más de la mitad de la puerta, no lo podía creer. ¿En qué momento nevó tanto?”, pensó.

Sin embargo, el problema iba a darse al otro día. “¿Cómo me iba a laburar a la radio y al diario?”, se preguntó José.

Por aquellos días, la radio cumplió un rol fundamental para la población

“No tenía muchas alternativas, así que tomé coraje y me fui caminando. El paisaje era de una película, la nieve me llegaba casi hasta las rodillas, llegué prácticamente congelado a la empresa, era increíble e indescriptible el paisaje que se veía en la ciudad”, señaló.

Para José, Río Gallegos “era un solo manto blanco”. Una vez en la radio y el diario, continuó, “comenzamos a hacer los grupos de laburo para cubrir en fotografía tan impresionante evento, recuerdo a Osvaldo Graves, Jorge Ibáñez y yo, junto a Laurencio Vergara que manejaba en ese momento un Fiat Duna que nos llevaba a todos lados para sacar fotos”.

 

 Los árboles nevados reflejaron la típica postal invernal. FOTO ARCHIVO LOA
Los árboles nevados reflejaron la típica postal invernal. FOTO ARCHIVO LOA

El panorama desolador que había dejado la nevada, recordó José, incluyó la gran pérdida de ganado que sufrió el sector. José enfatizó en que la radio fue “un gran nexo” entre la gente y las necesidades que había.

“Voces como la de Stella Escuedero o José Báez, el móvil en las calles. Fue un trabajo arduo, pero con la firme convicción que fue escuchar a la gente a través de la radio y poder dar respuesta a sus pedidos, la imagen fue también una gran protagonista para el diario”, aseveró.

Para José y miles de santacruceños, es un día grabado en su memoria. “Fue un trabajo que jamás voy a olvidar”, concluyó.

Memorias de la nevada

La meteoróloga del Servicio Meteorológico Nacional Nelly Güenchur recordó en Radio LU12 AM680 la fecha en la que nevó una noche completa.

Güenchur relató que, justamente, no estaba de turno esa noche. De todas formas, tiene el recuerdo intacto. “Empezó, más o menos, a las 23:00 a nevar. Nevó toda la noche con intensidad hasta el otro día a las 16:00, aproximadamente, sin parar”, señaló la profesional.

Relató que el 4 de agosto, muy cerca de la fecha, “volvió a caer una nevada importante y todavía teníamos las secuelas de la anterior”.

Contó que sabían que había probabilidades de nevadas, “pero lo que no se podía saber en ese momento, y que ha mejorado en estos 25 años, era el tema de la precisión en probabilidad y tampoco la cantidad”.

Histórico: el día que Néstor empujó un auto y jugó con los chicos

Por aquella época, Néstor Kirchner era gobernador de la provincia de Santa Cruz. En esos días recorrió las calles de la ciudad para conocer de primera mano cómo transcurría tal suceso histórico.

 

 Como en cada invierno, los más chicos jugaban a lanzarse bolas de nieve. FOTO ARCHIVO LOA
Como en cada invierno, los más chicos jugaban a lanzarse bolas de nieve. FOTO ARCHIVO LOA

Un video, publicado en la web de La Opinión Austral, muestra a un Néstor relajado, jugando con chicos en la nieve y, posteriormente, ayudando a empujar un auto varado.

Un periodista se acerca a Néstor y le comenta: “Hasta el momento no se han producido víctimas, pero el temporal según el Servicio Meteorológico va a perdurar por 48 horas más”.

Néstor responde que “los chicos disfrutan, pero realmente me preocupa seriamente toda la periferia de la ciudad, porque los desniveles pueden poner en problemas a la gente, entonces tenemos que estar atrás”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias