SUS DOS HERMANITOS SON ASINTOMÁTICOS

El alta médica más esperada: Lionel se recupera en casa con su mamá

La familia de Laura Álvarez se contagió a través de su marido, empleado de Diarco. Lionel, bebé de dos meses, tuvo que ser internado en el hospital por la fiebre. Se convirtió en el paciente más joven con COVID. La familia completa volvió a reunirse ayer y estaban todos bien.

Por La Opinión Austral


Laura es la mamá de Lionel (dos meses), Noah (6) y Bautista (7).La familia se contagió de coronavirus cuando su marido se encontraba trabajando en Diarco.

El lunes el más chico tuvo más de 38° de fiebre y la internación fue inminente. Es así que Laura se quedó con su hijo, aislados de todos, en una habitación del Hospital Regional.

 

Las horas pasaron entre la angustia y la preocupación, pero también el enojo. Es que la mamá apuntó a la irresponsabilidad de la empresa porque, de respetar el protocolo sanitario, quizás no hubiera pasado nada.

 

El día que el marido de Laura dio positivo, Santa Cruz sumó 176 nuevos casos de coronavirus.

Mientras tanto, el Hospital Regional desborda de casos día a día y el protocolo se activa todo el tiempo. El personal sanitario está agotado y la atención a pacientes se dificulta.

A Laura la aislaron en el área pediátrica junto a su bebé de dos meses e iban a verlos dos veces por día. “Se que están haciendo todo el esfuerzo”, dijo la mamá.

Pero luego de que La Opinión Austral diera a conocer la historia del niño más chico en tener coronavirus, finalmente, contentos por volver a casa, Laura y su bebé lograron el alta médica y continuarán recuperándose en familia.

Al momento, sus otros hijos, Noah y Bautista, tuvieron un par de episodios de fiebre en dos oportunidades, pero los superaron sin problemas con paracetamol.

Laura dialogó con LOA y Radio LU12 AM680 y contó que sus hijos están bien, mientras que su marido continúa recuperándose.

 

Los cinco en casa

La mamá de Lionel explicó que su marido fue el que peor la pasó. Ella perdió el olfato y el gusto y Lionel tuvo fiebre y angina. Fueron días de angustia donde el virus había entrado a su casa y se enfrentaban a algo nuevo.

Bautista, el hijo mayor, tuvo fiebre el viernes y el martes la tuvo Noah. Les dieron paracetamol y con eso pudieron sortear el problema. “Se la bancaron re bien”, mencionó la mamá.

Laura describió su paso por la internación en el área pediátrica y agradeció la atención en el Hospital Regional. “Pero está colapsado y me dio pena ver cómo los profesionales hacen todo lo que pueden hacer. A nosotros, que éramos positivos, iban a vernos una o dos veces”, describió.

“En Pediatría hay gente con y sin COVID, no es un sector exclusivo, entonces no podía salir de la habitación y los enfermeros, cuando podían, iban y nos dejaban las cosas desde la ventana, todo desde afuera, aislados”, relató Laura.

Con la familia ya en casa, siguen recuperándose y controlando cualquiera de los síntomas. “Eso es lo más importante, me dijeron que mientras no suba la fiebre estaba todo bien”, agregó.

 Lionel se volvió un “doble guerrero” y logró superar las internaciones, siempre junto a su mamá
Lionel se volvió un “doble guerrero” y logró superar las internaciones, siempre junto a su mamá

“Doblemente guerrero”

La mamá también recordó cuando Lionel ya había pasado por el área de Neonatología en el hospital. Es que su bebé nació a término en la semana 38 del embarazo, pero tuvo una complicación.

Durante la última ecografía de control, los médicos notaron que Lionel no estaba recibiendo aire suficiente y le hicieron una cesárea de urgencia.

Lo que empezó como un examen de rutina, derivó en el nacimiento de su tercer hijo. A los pocos días, el bebé pudo respirar por su cuenta y volvió a casa.

A sus dos meses, venció todos los obstáculos y hoy, con más fuerza que nunca, sigue recuperándose del virus.

Es así que Lionel se volvió un “doble guerrero” y logró superar las internaciones, siempre junto a su mamá.

 

“Sean responsables”

El miércoles 9 de septiembre fue el día en que el marido de Laura dio positivo a coronavirus. Ese mismo día, Santa Cruz sumó 176 nuevos casos, 152 de ellos en Río Gallegos.

Se trata de una de las cifras más altas desde que comenzó la pandemia y el brote en la capital provincial.

A Lionel le administraron antibióticos solamente y, afortunadamente, no tuvo más síntomas. Sin embargo, su mamá remarcó que el virus “no discrimina” y así como le tocó a su bebé de dos meses, puede pasarle a cualquier persona, sin importar la edad.

 

Laura se quedó con su hijo, solos y aislados, en una habitación del Hospital Regional.

Explicó que en su caso pagaron el hisopado para poder tener los resultados rápido, pero algunas personas son asintomáticas y no se enteran que portan el virus. “Es un peligro”, contó.

Pidió a la comunidad más responsabilidad y tener en cuenta que nadie está exento del contagio: “Si no quieren pasar por esto, cuídense”, advirtió.

 

“No es joda”

Laura recordó lo que el virus hace en las personas y reflexionó: Si piensan que el COVID es joda, les cuento que no”.

“Cuídense, yo me cuidé, cumplí con la cuarentena, pero mi pareja trabaja en Diarco y sabíamos que estaba la posibilidad, dijimos que era obvio que iba a pasar, así que no nos sorprendió, agregó.

Laura atravesó lo más difícil que puede sentir cualquier madre o padre al ver mal a sus hijos. Pidió a todos que sean responsables: “Cuídense y cuiden a sus familias”, mencionó.

Pero también, y para finalizar, pidió a las empresas y comercios que cuiden a sus trabajadores: “Trabajan personas, no animales, cumplan con los protocolos de higiene y desinfección, cuiden a sus empleados que atrás de ellos hay familias, niños, bebés”

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias